Última Hora

La historia en el mundo gamer es muy bien conocida. Era 1992, mucho antes de que llegara el 64 o el Playstation.

Era la época en la que Nintendo tenía un gran pulso con Sega por el poderío en el mercado.

La compañía del icónico fontanero perdía terreno con el erizo veloz de la Sega, pese a tener el liderato del mercado.

De ahí que siempre apegados a la revolución querían producir una consola con lector de CD Room, todo para bajar costos de producción de sus cartuchos, además, los discos tenían mucha mayor capacidad.

Nintendo decidió contratar a Sony, que hasta ese momento solo producía electrodomésticos.

¿El resultado? La Nintendo Playstation o también conocida como Snes CD Rom. Probablemente una de las consolas más raras en la historia de los videojuegos y con un desenlace que abriría paso a la rivalidad más grande del mercado.

Nintendo y Sony firmaron un acuerdo histórico en 1988, pero esta última compañía había adquirido una tajada muy grande. Según el sitio Meristation, primero se habían dejado la opción de producir en paralelo su propia versión de la consola llamada Play-Station, además de que todo juego bajo formato CD-ROM en Super Nintendo iría en beneficio de Sony, incluyendo los de la propia Nintendo.

Claramente esto no agradó a los del Team Mario, por lo que en 1991 ocurrió una de las bofetadas más grandes en la industria tecnológica.

En el CES del 91, Sony anunció con bombos y platillos el acuerdo con Nintento y se presentó la consola al mundo.

Pero la sorpresa vendría un día después. Nintendo, aún herida por el acuerdo que habían firmado tres años atrás, anunció un trato con Philips, uno de los grandes rivales de Sony, para producir un periférico lector de CDs para la Super Nintendo. Sony quedó vestido y alborotado, la noticia enfado tanto a los empresarios que decidieron entrar con todo al mundo de los videojuegos, ahí nació la PlayStation. El resto es historia.

Todas destruidas.

Pero, ¿cómo era esta consola? ¿Cuáles eran sus características? ¿Qué pasó con ella?

Obviamente, Sony y Nintendo terminaron ahí mismo su acuerdo y se dice que de las 200 consolas que habían sido creadas, todas fueron destruidas excepto una.

La consola contaba con una ranura para los cartuchos normales de SNES y aguantaba el NES; además, de tener lector de CD-ROM que le permitió leer discos de música como la Playstation y tenía una pequeña pantalla para informar sobre el tema musical que sonaba y permitía escuchar música mientras se jugaba.

El control es prácticamente igual al del SNES solo que en el frente decía PlayStation.

Precisamente la última consola de Nintendo PlayStation salió a subasta este mes de febrero a un precio base de $350.000, convirtiéndose en el precio más caro alcanzado por una consola.

“En un momento dado, la existencia de este prototipo fabricado por dos marcas fue un simple mito, y esta es la primera vez que se ofrece en subasta pública”, menciona el sitio web de la subasta.