Última Hora

Algunos hombres cargan sobre sus espaldas un bulto, pero además de forma repentina un silbido irrumpe el silencio que impera adentro de la sabana.

Aquí nadie cruza palabra alguna, todos caminan de un lado a otro… el único santo y seña para fijar un encuentro sexual es un bulto y un silbido.

Quien lleva el salveque espera a su compañero ocasional y entre los árboles de La Sabana liberan su pasión.

El sexo ocasional o por pago ocurre en Sabana este, desde el punto que se ubica frente a la Nissan y hasta las inmediaciones de la Liga Nacional de Fútbol Aficionado, Linafa.

Aunque las relaciones sexuales ocurren a pocos metros del paso de deportistas que entrenan en las noches, pocos se percatan de ello.

Para un experto, este fenómeno que ocurre todas las noches no es aislado y responde a una tendencia mundial.

Este parque cuya administración es responsabilidad del Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación es vigilado por la Fuerza Pública que pese a los continuos barridos que hacen, no logran controlar este fenómeno.

Más información en la primera parte de este reportaje.