Última Hora

El costarricense, Julián Gutierrez, aplicó hasta cinco veces para un puesto en la NASA hasta conseguir ser contratado. Sobre esta anécdota hace una reflexión: "lo importante es aplicar y no darse por vencido".

Ahora es parte del equipo de “Safety-Critical Avionics System”, donde funge como programador. Vive y trabaja en Virginia, Estados Unidos.

"Yo me enfoco en el desarrollo de software para simular la calidad de la señal GPS en ciudades, especialmente en ciudades con alta densidad de rascacielos con el fin de poder determinar cuáles áreas son susceptibles a baja calidad de la señal y en qué momentos del día. Nosotros usamos esta información para poder determinar cuáles áreas evitar cuando estamos realizando misiones que requieren de GPS de alta fidelidad. También, como el enfoque principal de mi doctorado, me enfoco en cómo utilizar esta información para determinar la ruta que debería tomar un vehículo volador donde se minimice el riesgo desde la perspectiva de GPS", explicó el oriundo de San Pedro a Teletica.com

El programador de 32 años realizó una pasantía en la NASA en 2018, cuando recién empezaba su doctorado. 

"Esta experiencia fue increíble y disfruté mucho el trabajo que hice durante este tiempo, lo cual me llevo a buscar otras oportunidades dentro del mismo centro. Encontré esta oportunidad a finales del 2019 y decidí aplicar a ver si se daba. Recuerdo perfectamente que en esos momentos me encontraba haciendo la investigación para mi doctorado, pero los resultados que estaba obteniendo no eran ideales, y cuando me entrevistaron para este puesto me indicaron que a ellos también les interesaba que yo llevara a cabo mi investigación para el doctorado con ellos. Esto resultó ser una excelente oportunidad para no solo apoyar las misiones de la NASA, pero también me permitió continuar con mi doctorado", relató el costarricense.


El apoyo estatal fue fundamental 

Julián Gutiérrez sacó su posgrado gracias al apoyo financiero del Ministerio de Ciencia, Innovación, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt) y de la Universidad de Costa Rica (UCR). 

"Cuando finalicé mi maestría, continué con el apoyo de la UCR durante mi doctorado, el cual aún me encuentro realizando y espero poder terminarlo relativamente pronto. Sin duda alguna no estaría acá si no fuera por ese apoyo, ya que el costo de los estudios en Estados Unidos es sumamente alto y no hubiera podido costearlos sin estas becas", acotó.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo y qué es lo que menos?

Cuando comencé dentro de este equipo, el área de investigación en el que nos especializamos era nuevo para mí. No conocía la mayoría de los conceptos básicos que manejaban por lo que tuve que aprender mucho al principio. A pesar de esto, mi equipo encontró maneras de utilizar mi experiencia con hardware y optimizaciones. De esta manera, no solo aprendí cosas nuevas, sino que también logré ser productivo desde el momento en que empecé. Lo veo como algo sumamente positivo ya que ellos se enfocaron en cómo utilizar mi pericia y de esta manera traer nuevas formas de pensar a la mesa de discusión. Lo que no me ha gustado es que yo comencé a trabajar para la NASA en medio de la pandemia (mediados del 2020). Debido a esto, he estado trabajando de forma remota desde el principio y, hasta el día de hoy, no he conocido a mi jefe en persona. Yo prefiero tener interacciones personales en el trabajo, especialmente en un laboratorio de investigación, ya que eso nos permite compartir ideas y colaborar mejor. Pero la pandemia ha sido una gran limitante en este aspecto. Espero con muchas ansias al momento en el que podamos volver un poco a la normalidad, ojalá sea pronto.

"Creer en uno mismo"

La recomendación que da Gutiérrez para los costarricenses que aspira a trabajar con la NASA es siempre creer en sí mismo.

"Algo que aprendí más tarde de lo que debí fue creer más en uno mismo. La educación que recibí en Costa Rica fue sumamente buena. Yo estaba bien preparado para estudiar en otro país, a pesar de pensar que tal vez no era lo suficientemente capacitado para el puesto que asumí. Lo mismo me pasó con el trabajo. Siempre soñé con trabajar para la NASA o ser un astronauta, pero nunca pensé que podría ser capaz de hacerlo. Fue gracias al apoyo de mi familia, amigos y mi tutor que decidí aplicar a esa pasantía en 2018, y eso me ha abierto muchas oportunidades para continuar creciendo. Mi lema es que hay que creérsela y seguir intentando inclusive cuando algunas puertas no se abren", aseguró.

¿Qué significa para usted trabajar en la NASA?

Para mí, trabajar en la NASA ha sido un sueño hecho realidad. Nunca me imaginé trabajando acá pero ahora que estoy aquí, tengo aspiraciones para ir por más. La NASA ha sido un excelente apoyo para continuar mi educación y es algo que valoro muchísimo.

Spotify TeleticaRadio