Última Hora

Hasta a 1.500 encuentran trabajo durante el proceso de construcción de una torre habitacional. Este es uno de los mayores beneficios del auge de estas infraestructuras.

Los empleados pueden llevar el sustento a sus familias durante ese proceso constructivo, que podría tardar hasta dos años.

Las plazas se empiezan a generar desde el proceso de solicitud de permisos. Además, gracias a la enorme cantidad de materiales que se necesitan, muchos se benefician. Por ejemplo, para una torre de 22 pisos se requieren 1.200 toneladas de acero y 19.800 de cemento.

Cuando la obra gris queda lista, se compran todos los materiales para que pueda ser habitada. Hablamos de porcelanas, pintura, lámparas, tuberías, muebles y acabados.

Una vez terminada la obra, se va a necesitar personal para seguridad, limpieza y mantenimiento. A esto se le suma que, por la llegada de más habitantes a la zona, el comercio crece y con esto las ofertas de trabajo.

Las zonas donde se levantan estas estructuras se benefician también por las inversiones que realizan los desarrolladores en conjunto con el municipio. Un ejemplo de esto es el embellecimiento de los espacios públicos.

1.200 viviendas han sido construidas verticalmente en San José. No habría espacio en la capital si cada una se hubiese levantado a nivel de suelo.

Repase el reportaje completo en el video adjunto.