Última Hora

El presidente de la Asamblea Legislativa, Eduardo Cruickshank, sometió a votación una moción de orden para posponer la primera parte de la sesión, pese a la advertencia de dos diputados de que hacía más de una hora se encontraban en la segunda.

Cruickshank anunció la intención de varios diputados de entrar a conocer la moción presentada el 12 de mayo anterior para posponer hasta por 18 meses la entrada en vigencia del matrimonio igualitario, dispuesta por la Sala Constitucional para el próximo 26 de mayo.

José María Villalta, del Frente Amplio, fue el primero en hacerle ver a Cruickshank, defensor de esa moción, que ya se había votado y aprobado una moción de posposición para conocer el proyecto de ley de reforma al reglamento legislativo para sesionar por medios electrónicos, por lo que ya la primera parte de la sesión había quedado atrás desde las 10:15 a. m.

Inmediatamente después el presidente decretó un receso.

Luego de reanudarse la sesión Pedro Muñoz, de la Unidad Social Cristiana, secundó la observación de Villalta y le pidió al presidente que se pronunciara sobre esta falta al reglamento, pero este no lo hizo y mandó a votación la propuesta.

“Se toma nota de lo indicado por el diputado Flores Estrada y por el diputado Muñoz”, se limitó a decir Cruickshank.

La votación acabó finamente siendo rechazada por 33 de 53 legisladores presentes.

Los opositores insistieron en que ya es hora de pasar la página en el tema y algunos calificaron de “vergonzosa” la moción y la insistencia de algunos legisladores por seguir debatiendo sobre algo “resuelto”.

La independiente Ivonne Acuña, quien votó en contra de la moción por el error de procedimiento pero apoya su fondo, insistió en que la intención de la moción es obedecer el mandato de la Sala de crear un marco jurídico para el matrimonio igualitario, no para rechazarlo, y pidió que no se diga que la moción busca aplazarlo.

La votación del Plenario se ha concentrado en discutir, finalmente, sobre la inminente entrada en vigencia de la unión civil entre personas del mismo sexo.

Cruickshank dijo que no se iba a referir al resultado de la votación pero sí aseguró que su presidencia no iba a aceptar ninguna falta de respeto en el Plenario.