Última Hora

El Gobierno presentó hoy ante los diputados una agenda de propuestas, iniciativas y decisiones enfocadas en el control del gasto y la reducción del déficit fiscal.

La larga comparecencia del ministro Rodrigo Chaves para presentar las cifras fiscales de 2019 y justificar el histórico déficit de 6,96% con el que cerró el año anterior dejó también proyectos en casi todos los frentes: Hacienda atacará la evasión, la deuda y el gasto mediante iniciativas de ley, emisión de bonos y venta de bienes.

Una de las más llamativas fue sin duda la propuesta de vender el Banco Internacional de Costa Rica (BICSA) y la Fábrica Nacional de Licores (FANAL).

La primera es propiedad de los bancos públicos de Costa Rica pero opera en Panamá.

Según Chaves, la mejor forma de utilizar un banco que no funciona en el país es precisamente vendiéndolo.

De la misma forma la FANAL sería dada en concesión o vendida, si no aparece un concesionario, para poner un alto al gasto que su operación significa para el país y de paso obtener a cambio algún rédito económico.

Ambas propuestas irían destinadas al pago de deuda y se sumarían a otras iniciativas que, en conjunto, supondrían un “golpe al déficit de 2,35% del PIB”.

Son, también, dos proyectos que se discutieron sin éxito en la legislatura anterior.

Tarde

El libertario Otto Guevara, diputado en el cuatrienio anterior, presentó en febrero de 2016 un proyecto de ley para la venta de BICSA y en marzo de 2017 otro para la venta de FANAL, el cierre del Consejo Nacional de Producción (CNP) y la apertura del monopolio del licor.

Ambas iniciativas encontraron el rechazo de las fracciones y ningún interés de parte del Gobierno de Luis Guillermo Solís.

“Hay veces que la gente cuando está con el agua hasta el cuello tiene que tomar medidas que rechazó en el pasado, deploro que le haya tomado tanto tiempo al Gobierno hacerlo”, dijo el excandidato presidencial.

“FANAL no vale mucho, abriendo el monopolio lo que queda ahí es el valor de la marca Cacique y tarros viejos sin mucho valor, entonces no van a conseguir mucho por ahí, menos pensando en fortalecer el CNP, eso hay que cerrarlo y otras instituciones como el IFAM, Infocoop, pero en el Gobierno no se ve esa vocación de reducción de gastos, vender BICSA tampoco va a resolver mucho a estas alturas”, añadió.

La discusión de un cierre o venta de la FANAL tampoco es nueva. Guevara recordó que ya era un tema en su primera legislatura (1998-2002) y que con BICSA la historia no es muy diferente.

“En ambos casos los proyectos fueron rechazados por diputados de todos los partidos políticos, pero encabezados por Acción Ciudadana y Frente Amplio, para ellos la venta de activos era algo impensable, ahora esta administración está entendiendo que nuestras propuestas son las que corresponden para enfrentar el desequilibrio económico, lamentablemente les agarra muy tarde” añadió.

Guevara recordó que en 2017 también propuso la venta de Bancrédito, un banco que finalmente acabó por someterse a un proceso de quiebra, e insistió en que ahora mismo el Ejecutivo debería pensar en la venta del BCR o el Banco Nacional.

Propuestas

Junto a esa intención de vender esas dos empresas el Gobierno anunció hoy un proyecto de ley para utilizar el superávit de 11 instituciones para combatir la deuda con una inyección de ₡226.145 millones (0,62% del PIB).

Además reduciría la deuda en $1.500 millones mediante pagos extraordinarios en 2020 y en menor medida en 2021.

También presentará la prometida nueva propuesta de ley de empleo público el 27de febrero próximo con la intención de reducir el gasto público en $630 millones (1% del PIB). Para marzo también llegará desde Mideplan la propuesta de reducción del aparato estatal.

Rodrigo Chaves insistió además que con la aprobación de un préstamo de $150 millones podrían mejorar todas las plataformas tecnológicas para la recaudación de impuestos.

Esto último sería un paso clave en la promesa de reducir a la mitad la evasión fiscal, así como la intención de levantar el secreto bancario.

De la misma forma pujarán por la aprobación de una nueva emisión de bonos de deuda (eurobonos) por $4.500 que se utilizarán para cambiar deuda cara por otra más barata.

La intención inicial de Hacienda es que con estos se consiguiera un ahorro de ₡1.400 millones anuales y se consiguiera deuda a una tasa de 5,25%; sin embargo, el rebajo en la calificación de riesgo del país anunciada este lunes por Moody’s podría cambiar esto.

El Gobierno también impulsará el aumento en los ingresos mediante una modificación a las exenciones fiscales, eso supondría un aumento de hasta $3.900 millones en el presente cuatrienio.