La suspensión de todas las sesiones del plenario legislativo la próxima semana retrasará aún más los proyectos que pretenden frenar el cobro del impuesto de valor agregado (IVA) en la construcción, turismo, servicios públicos y canasta básica.

La decisión de los diputados de detener el quehacer legislativo ante el aumento en las restricciones sanitarias por el incremento de casos del COVID-19 y la posibilidad de que haya personas enfermas con el virus en Cuesta de Moras, impedirá que esas iniciativas se discuten o voten próximamente.

Contradice además la urgencia que aseguraron tener en la aprobación de esos cinco expedientes que hacen fila en la corriente legislativa y que hoy fueron dispensados de todo trámite luego de a inicios de semana fracasara una moción para darles vía rápida en conjunto.

Así, las moratorias al IVA en canasta básica y servicios públicos se votaron consiguieron esa dispensa con el voto de 35 diputados y el rechazo de otros siete legisladores que se oponen a eximir ambos sectores de ese cobro sin que exista una compensación de ingresos por otra vía, tal y como defendió el Gobierno desde el día uno.

Similar sucedió con la moratoria al sector construcción, que se aceleró hoy con la venia de 32 legisladores y el rechazo de otros 10.

Donde sí hubo acuerdo fue en el proyecto para el retraso del impuesto en los servicios turísticos, que sumó los votos de los 42 diputados presentes.

También se dispensó el expediente 21.637, que establece un año de moratoria al IVA a los servicios de ingeniería, arquitectura, topografía y construcción de obra civil debidamente registrados ante el Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos de Costa Rica.

Hoy, además, la Comisión de Infraestructura aprobó y dictaminó un texto sustitutivo que permitiría el cobro escalonado del impuesto para esos servicios, de manera que el segundo año paguen 4% y a partir del tercero 8%.

“Es un avance importante dispensar de trámite este expediente y haberlo dictaminado para ponerlo a partir del día 12 de julio en la corriente legislativa. Este es un proyecto que le permite al sector construcción tener un respiro en medio de esta pandemia que ha afectado a múltiples sectores de la economía nacional, pero con la construcción como el número uno en valor bruto de producción nacional”, dijo el liberacionista Luis Fernando Chacón.

Igual que con este expediente, se espera que los restantes cuatro se voten en primer debate a partir del lunes 12 de julio, cuando regresen a labores los diputados.

Eso, sin embargo, también está sujeto a los casos positivos que pudiera confirmar el Ministerio de Salud en Cuesta de Moras y al avance de la pandemia en el GAM, que a partir de este viernes sumará un importante número de zonas en alerta naranja por el disparo en las cifras de contagiados de COVID-19.

Los diputados no pueden sesionar de manera virtual por impedimento legal.