Última Hora

Dos consultores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) propusieron a los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios, esta tarde, gravar el aguinaldo con el impuesto de renta.

La sugerencia se hizo en el marco del proyecto de renta global dual que se discute en ese órgano, como parte de la agenda de iniciativas que conforman el acuerdo financiero con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Alberto Barreix y Fernando Velayos, representantes del organismo, aseguraron que si se entiende el aguinaldo como un sobresueldo no habría razón para que esté exento del impuesto.

“El tema del aguinaldo comprendemos que es uno sensible porque viene siendo así hace mucho tiempo, pero no olvidemos que los aguinaldos son proporcionales a los sueldos anuales totales, es decir, que quien gana mucho sueldo también gana mucho aguinaldo, y a ese es a quien más se le va a gravar, por lo tanto mucho más se va a recaudar de una persona rica que de una persona pobre”, dijo Velayos ante una consulta de la diputada Shirley Díaz.

El consultor, sin embargo, se negó a valorar la oportunidad de esa medida, pues aseguró que su trabajo es explicar, desde lo técnico, cómo se haría y su impacto.

La idea de la comparecencia virtual de hoy era escuchar a los expertos sobre la propuesta que el Ejecutivo ha defendido.

Barreix manifestó ante el órgano que en el país el impuesto a la renta, aunque no está mal comparado con Chile, Argentina y Uruguay, está muy por debajo de esos países y al igual que en muchas naciones de América Latina tiene serios problemas de evasión.

Destacó que, de los países de la OCDE, el único que no tiene renta mundial es Costa Rica y que se puede llegar a esa situación haciendo un esfuerzo para uniformar las rentas de trabajo. 

Velayos también criticó la exoneración que actualmente gozan los intereses bancarios, situación que calificó como “preocupante”, pues sostiene se debería poner un tope gravándose a partir de un umbral como sucede en otros países.

El proyecto de renta global dual pretende que rentas de la persona física con actividad lucrativa se integren otorgándoles un mismo tratamiento de tipo global, sumando los ingresos, aplicando las deducciones y llegando a una base imponible a la que se le aplica la tarifa progresiva.

La iniciativa en discusión establece una escala gradual de aplicación gravando con un 10% los ingresos de cinco millones de colones por año hasta llegar a un 27,5% a partir de los 29 millones por año.

Según el Ministerio de Hacienda, el 90% del gravamen afectará al quintil de mayores ingresos del país y el 70% de los asalariados se mantendrán exonerados.

Además, la propuesta conserva las pensiones en el régimen de exoneración vigentes, así como los aguinaldos y en el caso de las ganancias patrimoniales y herencias también se mantienen excluidas y no afecta a las zonas francas y sucesión de deudas.