Última Hora

Un proyecto de ley pretende aumentar de dos a ocho años el plazo de prescripción para los delitos de hostigamiento o acoso sexual en espacios académicos y laborales.

La iniciativa, presentada este miércoles por el diputado de Acción Ciudadana Enrique Sánchez, propone una reforma al artículo 38 de la Ley contra Hostigamiento o Acoso Sexual en el Empleo y la Docencia, que establece un periodo de dos años máximo para interponer una denuncia en estos casos.

“Estamos proponiendo que el plazo para la presentación de denuncias pase de dos a ocho años, como una forma de apoyar la cultura de denuncia del acoso. Muchas víctimas han encontrado un obstáculo a la hora de denunciar en este plazo tan corto.

“El propósito es recalcar la obligación del Estado de brindar las herramientas legales y sociales para el real acceso a la justicia, así como para la disminución de la impunidad en centros de trabajo y estudio”, dijo el legislador.

Sánchez defendió que las múltiples denuncias que surgieron el año pasado de estudiantes de universidades públicas que han sido víctimas de hostigamiento o acoso en sus centros de estudio ayudó a visualizar aún más esta problemática.

“La denuncia de estos hechos, impulsada por colectivas como "Me pasó en la UCR”, “Me pasó en la UNA” y la “Comisión Feminista TEC”, en conjunto con sus federaciones estudiantiles -FEUCR, FEUNA y FEITEC- ha puesto en evidencia la necesidad de mejorar los canales y atención de denuncias, así como de ampliar el plazo para denunciar a un tiempo más conveniente para las víctimas”, añadió un comunicado de la fracción oficialista.

La propuesta ejemplifica que, en el caso de las universidades, una carrera de bachillerato dura en promedio cinco años, por lo que muchas personas pierden la posibilidad de denunciar por miedo a que el docente tome represalias en su contra.

Entre las formas más comunes de violencia de género en Costa Rica, según datos de la Encuesta Nacional sobre Salud Sexual y Reproductiva de 2015, están las “expresiones o piropos” (73% de las mujeres), “miradas insinuantes” (65% de las mujeres), “chistes sexistas” (57%) y “comentarios sobre el cuerpo o manera de vestir” (56%).