Última Hora

El proyecto de ley para decretar una moratoria en el pago de los alquileres ante la afectación de la emergencia del COVID-19 en el país está en un punto muerto en la Asamblea Legislativa.

El texto, presentado por la mesa de trabajo legislativa a cargo del tema y convocado casi de inmediato por el Poder Ejecutivo, no se aprobará bajo su redacción actual, ni tampoco existe consenso alguno para ninguna otra propuesta.

La principal barrera es la posibilidad de decretar una moratoria total y hasta por tres meses (ampliables a seis) para aquellas personas que sufran una disminución total de sus ingresos por motivo de la pandemia del coronavirus.

En este punto un grupo importante de legisladores no está de acuerdo pues se estaría imponiendo una afectación directa a los arrendadores sin importar el acuerdo privado que exista entre las partes, lo que algunos diputados aseguran traería consigo roces de inconstitucionalidad.

“El Gobierno llegó con una idea muy de ellos y no escuchó los planteamientos de los demás, nos quiso meter un texto como si fuera de entendimiento de la mesa pensando que todos lo íbamos a apoyar, pero no fue así.

“Yo estoy en contra de esa moratoria, para mí la discusión debería pasar por un descuento menor, de un 25% o 30% que no se tenga que pagar después, pero bueno, esa es solo una idea”, dijo el socialcristiano Pedro Muñoz, miembro de la mesa que trabajó el texto pero quien, sin embargo, no respaldó el proyecto con su firma.

Muñoz aceptó que en este momento la iniciativa está en un punto muerto, pues no tiene los 38 votos necesarios para firmarse ni tampoco ninguna propuesta de cambio sobre la mesa.

“Desde la semana pasada no se habla de ese texto, podría ser que hoy alguien lo traiga a discusión en la reunión de jefes de fracción, pero lo dudo”, dijo el diputado socialcristiano, quien luego confirmó que el panorama no cambió tras esa sesión.

Otro texto

La liberacionista Karine Niño, miembro también de la mesa de arrendamientos, explicó que conoce de la intención de otros legisladores de enviar el proyecto a consulta de la Sala Constitucional, por lo que prepara un texto sustitutivo que presentará en las próximas horas a su fracción y luego a la mesa.

“Quiero adelantarme a esa consulta con una propuesta alternativa, pero por respeto a mi fracción y a los demás diputados prefiero dárselas a conocer a ellos antes de hacerla pública”, aseguró.

Nielsen Pérez, jefa de fracción del partido oficialista, afirmó a su vez que siguen a la espera de la posición que externe la Corte sobre el texto presentado y que hasta entonces se reanudará la discusión de la propuesta. Ese periodo de consulta acaba esta semana.

“El proyecto necesita de la voluntad política y pareciera que en este momento no existe ese apoyo, pero vamos a esperar a que vengan esos insumos de la corte para retomar la discusión, de momento entre los jefes de fracción es poco lo que se puede decir de ese tema”, dijo la diputada.