Última Hora

Luego de una acalorada discusión, los diputados acordaron este miércoles por mayoría que el presidente Carlos Alvarado comparecerá ante ellos por el caso UPAD en el salón del plenario legislativo.

La moción fue respaldada por 40 legisladores y adversada por otros ocho, estos últimos todos del Partido Acción Ciudadana.

Con ese resultado se acordó que el mandatario estará el próximo miércoles en el recinto parlamentario pese a la solicitud expresa de la Presidencia de que esa cita se realizara en Zapote para respetar la “investidura presidencial”.

También se acordó que, para ese día, se tendrán por canceladas todas las comisiones precisamente para que todos los diputados que así lo decidan puedan estar en esa comparecencia, que estará a cargo de la Comisión UPAD.

Eso y la sede del plenario fueron puntos que el departamento de Servicios Técnicos de la Asamblea advirtió que podrían suponer un vicio de constitucionalidad, pues podría interpretarse que se trata de una interpelación velada al mandatario, algo prohibido por la independencia de poderes.

De esa tesis hizo eco el oficialismo.

“Esto es un engaño a la ley para simular como correcto algo que no lo es. Es algo inconstitucional porque estamos hablando de una interpelación de hecho, una interpelación velada, tanto así que algunos diputados se han referido a esa convocatoria de esa manera”, criticó el jefe de fracción del PAC, Enrique Sánchez.

La tesis de la oposición es que ese cambio de sede responde esencialmente a la gran cantidad de interés que hay entre los diputados por asistir a la audiencia y participar de esta, pero que las restricciones de aforo por motivo de la pandemia impiden que esa cita se realice en cualquier otra sede.

La audiencia tendrá lugar el próximo miércoles 10 de febrero a partir de las 9:30 a. m. y se extenderá hasta que así lo decida el Plenario.