Última Hora

La presidenta de la Asamblea Legislativa, Silvia Hernández, presentó este lunes un proyecto de ley para cobrar por las reposiciones de cédulas de identidad que emite el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

La iniciativa, que ya se había discutido en el pasado ante la creciente y millonaria problemática, parte de la necesidad presentada por el TSE ante los diputados para intentar regular esta práctica en resguardo de los recursos públicos.

En su exposición de motivos, Hernández explicó que el costo de producir cada cédula es actualmente de $7.29 (unos ₡4.650 al tipo de cambio actual) y que solo entre enero y agosto de este 2021 se emitieron, en promedio, 32.070 documentos al mes por motivo de extravío, deterioro o robo.

Eso significa que, en esos primeros ocho meses del año, el Estado tuvo una erogación de ₡1.156 millones por este concepto.

¿Cómo sería el cobro?

El proyecto, de apenas tres artículos, propone que se cobre cada cédula a partir de la segunda solicitud de reposición en un mismo año calendario, exceptuando los casos en los que así lo disponga el propio TSE.

El costo de esa reposición lo definirá el Tribunal mediante acuerdo previamente informado.

Ese cobro aplicará en causas que se relacionen al deterioro, extravío, robo o hurto del documento. En ese punto, Hernández ejemplificó, a partir de datos del TSE, que solo en 2021 el 42,5% de las solicitudes recibidas respondían a extravíos, 16,2% a deterioros y 6,7% a robos.

La diputada liberacionista recordó en el pasado ya el Tribunal implemento campañas de concientización sobre esta materia sin tener mayores resultados y que, incluso, hay registros de 3 o 4 solicitudes de una misma persona al año, o bien personas que en su edad adulta han solicitado el documento hasta 150 veces.

“Las estadísticas institucionales demuestran una respuesta contraria a ello, tal vez generada por la gratuidad en la emisión de este documento en la actualidad, es decir, dado que el trámite para el otorgamiento de cédulas de identidad no representa costo alguno para las personas ciudadanas, no existe una cultura orientada al cuido del documento”, cita el texto del proyecto.

Los dineros recaudados por esta iniciativa irán a la Caja Única del Estado con fondo específico al TSE para el mejoramiento de la prestación de sus servicios.