Última Hora

Los precandidatos del Partido Unidad Social Cristiana evitaron ataques y cualquier tipo de polémica en el primer debate de la actual campaña electoral, celebrado esta noche de manera virtual.

La exvicepresidenta de la República, Lineth Saborío, y los diputados Erwen Masís y Pedro Muñoz, tuvieron este viernes un primer cara a cara en el camino hacia la elección interna del 27 de junio próximo, cuando los socialcristianos elegirán su futuro candidato presidencial.

El debate, organizado por la Fundación Konrad Adenauer en colaboración con el propio partido y la Juventud Social Cristiana, se concentró en dar a conocer muy brevemente las principales propuestas de los aspirantes en materias como educación, inclusión y reactivación económica.

En este último punto los precandidatos dejaron ver algunas de sus ideas, la mayoría propuestas que ya hoy existen.

Muñoz, por ejemplo, abogó por una amnistía general con la CCSS para tratar de regular a la mayoría de los trabajadores informales y con esto garantizarles su inclusión en la seguridad social, una posibilidad que se ha discutido sin éxito en la actual administración.

Masís, a su vez, planteó crear un fondo de avales que duplique o triplique a la propuesta actual de $300 millones, así como crear incubadoras de negocios en todos los cantones para guiar e impulsar emprendimientos locales.

Finalmente, Saborío dijo que hay apostar por asignar recursos según las fortalezas de cada zona del país, fortalecer al INA para temas de empleabilidad y también la imagen del país y el Gobierno para facilitar la atracción de inversión extranjera.

Más adelante, los precandidatos tuvieron la oportunidad de preguntarse directamente entre sí, pero aquí también se evitó la confrontación.

Masís aprovechó para consultarle a los otros aspirantes su posición sobre el autoconsumo eléctrico, una posibilidad que como diputado ha defendido y que aseguró impulsaría en un eventual gobierno suyo.

Muñoz, por su parte, aprovechó para que cada uno de sus rivales le contara a los espectadores cuál ha sido su carrera pública, esto como una forma de demostrar la fortaleza del partido de cara a las elecciones de febrero próximo.

Por último, Saborío sí fue más allá y les consultó a ambos sus propuestas para corregir el creciente desempleo, una pregunta que obtuvo respuestas muy similares a las planteadas en materia de reactivación.