Última Hora

Los diputados aprobaron este martes el proyecto 22.214, que integra dos créditos por $600 millones con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF).

El Plenario corría contra el tiempo pues los créditos, que alimentarán el Fondo Nacional de Avales, el recambio de la deuda y el pago a la Caja Costarricense de Seguro Social, tenían como fecha de vencimiento el próximo 15 de junio.

En total 46 diputados avalaron los créditos gracias a las diferentes cláusulas que la Comisión de Asuntos Hacendarios le imprimió al texto.

Entre otras, se garantizó el traslado de 10% de cada préstamo al pago de la deuda de la CCSS, lo que significa que $60 millones se destinarán a ese rubro.

De esta forma, los $270 millones del crédito del BCIE serán para el fondo de avales y los restantes $270 millones del BIRF para el pago de deuda interna.

Los legisladores de oposición se aseguraron que esos dineros no puedan utilizarse para otros objetivos distintos de los aprobados y de que, en caso de el fondo de avales (dictaminado hoy) no llegara a crearse, ese dinero iría íntegro al recambio de la deuda.

También se dejó claro que esos dineros deberán ser incluidos mediante presupuestos extraordinarios, es decir, bajo la supervisión y revisión de la Asamblea Legislativa.

“Estos créditos forman parte de los esfuerzos del Gobierno de la República y esta Asamblea Legislativa por seguir reduciendo la tasa de interés de la deuda interna, al liberar espacio en el mercado local.

“De igual manera, aporta recursos para la reactivación económica que el país requiere, en la línea de preservar los empleos en sectores afectados por la pandemia, pues entre otros aspectos, las empresas que accedan a créditos mediante el Fondo de Avales, asumirán el compromiso de mantener las contrataciones y planillas, justamente con el objetivo de respaldar a las personas trabajadoras y a los sectores productivos", aseguró la jefa de fracción del PAC Laura Guido.