Última Hora

En medio de discusiones claves como el proyecto de rebaja al marchamo y los presupuestos de 2020 y 2021, el trabajo de la Asamblea Legislativa se tambalea por el brote de COVID-19 en el edificio legislativo.

El último reporte elevó a 10 los casos positivos y hasta 42 los funcionarios aislados por contactos directos con personas enfermas.

Este martes se confirmó el diagnóstico positivo del asesor legal del despacho del socialcristiano Erwen Masís y con este el aislamiento del diputado y otros cinco miembros de su oficina.

Poco después, la oficialista Laura Guido también confirmó aislamiento preventivo por un contacto positivo con un familiar. Ella ya se realizó la prueba y está a la espera del resultado.

Este último caso preocupa más al directorio legislativo, pues si ella resulta positiva deberá evaluarse el contacto que pudiera haber tenido con otros legisladores, especialmente los de la Comisión de Asuntos Hacendarios, de la que ella es secretaria.

La de Hacendarios es la única comisión que está funcionando en este momento y la semana anterior realizó extensas jornadas de trabajo para dictaminar el proyecto de presupuesto.

El director ejecutivo de la Asamblea Legislativa, Antonio Ayales, confirmó que esperan el resultado para determinar nuevos aislamientos en la oficina de la diputada del PAC y valorar qué pasará con otros legisladores de la comisión.

Si más diputados deben aislarse se corre el riesgo de que la comisión no pueda sesionar e incluso el propio Plenario.

Ayales aseguró que la intención del directorio es "sostener hasta el último momento" el quehacer legislativo, pero que están obligados a respetar los lineamientos de Salud.

Precisamente, la Comisión de Hacendarios tiene pactada una sesión para este miércoles con el ministro de Hacienda Elian Villegas, específicamente para discutir el tercer y cuarto presupuesto extraordinario 2020 y el ordinario 2021.

Hasta esta hora, las sesiones de este jueves y viernes del Plenario se mantienen en pie.