Última Hora

El proyecto de ampliación vial del cruce Taras – La Lima en Cartago podría ya no estar listo para el primer semestre de 2023, tal y como se prometió en diciembre del año anterior.

El viceministro de Infraestructura, del MOPT, Tomás Figueroa, y el ministro Rodolfo Méndez Mata, aseguraron este miércoles a los diputados de la Comisión de Cartago que ese plazo sigue vigente, pero que a falta del Programa de Desarrollo de Trabajos (PDT) es imposible asegurar que la fecha se cumplirá.

Ambos jerarcas comparecieron esta mañana ante el órgano legislativo, precisamente para rendir cuentas sobre los atrasos en las obras, luego de que estas se paralizaran por tres meses.

“El plazo contractual son 28 meses, la lógica es que terminamos en 2023 por más que el contratista haga algún reclamo de plazo, lo razonable es terminar en 2023. Yo no puedo asegurarle en qué fecha, lo probable es terminar al 2023, pero no puedo calcular las cláusulas compensables que existe en el contrato”, dijo Figueroa.

La respuesta causó molestia entre los legisladores, quienes dijeron sentirse burlados por la promesa que hizo el MOPT y el presidente Carlos Alvarado en la inauguración de las obras, hace un año, a sabiendas de los problemas de planificación que ya existían a nivel de diseño.

Figueroa aseguró que la principal razón de ese parón fue la reubicación de servicios públicos a cargo de JASEC y los atrasos en expropiaciones; sin embargo, el liberacionista Luis Fernando Chacón le recordó que él mismo en un oficio le aseguró que las obras se paralizaron por falta de pago a la empresa H. Solís, encargada del proyecto, luego de que estallara el escándalo “Cochinilla”.

Figueroa precisó que efectivamente se atrasaron en el pago de tres facturas por un monto que “no superó los $700 mil” y que ese atraso se debió a la falta de un gestor financiero, un rol que ahora asumió el MOPT.

“Ese es el tema y eso es lo que no quieren decir, que hay una falta del Estado en su responsabilidad como gestor. Aquí hay un problema detrás y es el Estado como contratante”, respondió la también liberacionista Paola Valladares.

¿Qué es?

El proyecto de ampliación de Taras – La Lima, con un costo total de $57 millones financiados por un préstamo con el BID, promete agilizar el ingreso y salida de Cartago desde y hacia San José.

Para esto, en el sector de Taras se construirán tres carriles por sentido así como un paso secundario con rotonda hacia el sector de San Nicolás de Cartago; mientras que en la Lima serán cuatro carriles elevados, dos por sentido para salir o entrar de la ruta 2 hacia la ruta 10.

Además, dos carriles elevados, uno por sentido, para mantener el desplazamiento continuo sobre la Interamericana Sur o ruta 2, entre La Lima y El Guarco.

El proyecto incluye una intervención integral en los 2.8 km de carretera que separan ambos sitios.

Si bien las obras ya se reiniciaron, los diputados aseguraron que el avance parece nulo, a lo que Figueroa aseguró que esperan que con el paso de los días el ritmo de trabajo mejore.

“Yo creo que el proyecto va a terminarse en el plazo original porque los problemas que se están viviendo, que son propios a veces de la ejecución de obras de esta naturaleza, se van a terminar de superar.

“Yo comprendo el sentimiento que tiene que existir en la gente que hace uso de nuestra red vial por lo que ha sido la ausencia de respuesta del Gobierno, y me refiero a lo largo de 40 años, que ha sido absolutamente desatendido el tema y hemos tenido un cúmulo de problemas que ciertamente todavía persisten”, finalizó el ministro Méndez Mata.