Última Hora

El ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata, advirtió de un panorama sombrío y un efecto “devastador” en su cartera por motivo de la pandemia del COVID-19.

El jerarca defendió este martes ante los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios el presupuesto del MOPT para el 2021, que asciende a ₡444.148 millones.

Méndez calificó el presupuesto como austero y señaló que de esa cifra 41% responde a inversión, por lo que pidió a los diputados no aplicarle ningún rebajo a una propuesta que, dijo, se hizo pensando en el mejor interés del país y cumpliendo con el mandato de Hacienda.

“Les pido que se haga el máximo esfuerzo y ojalá no tenga recortes, se ha presentado con todos los requerimientos y realmente pensando en el interés del país”, dijo.

El ministro señaló que el rezago que el país enfrenta en materia de obra pública vial, desde la crisis de los años 80, se verá acrecentado con la pandemia.

“Estamos frente a una situación muy, muy difícil para los próximos ocho años. El crédito extraordinario que hoy está permitiendo la realización de una serie de obras y servicios que han estado pendientes desde hace mucho tiempo se estaba logrando a crédito externo más que al incremento del presupuesto”, aceptó Méndez.

Esa posibilidad, dijo, no estará a futuro.

“El panorama de la posibilidad que tiene el Gobierno a futuro, el próximo año y los que vienen, va a ser un panorama sombrío (…) Los niveles de deuda apuntan a que será difícil contraer nuevos créditos”, dijo.