Última Hora

Un acuerdo multipartidista gestado este jueves consiguió devolverle a las Asociaciones de Desarrollo Comunales ₡2.800 millones de los ₡5.600 millones que el Gobierno propuso recortarle, mientras que el Fondo de Desarrollo y Asignaciones Familiares (Fodesaf) recuperará ₡14 mil millones.

Para costear este aumento el Ejecutivo deberá emitir bonos de deuda interna por esos montos, aumentando así el gasto público.

Esa decisión fue la última que tomaron esta tarde los diputados con respecto al proyecto de tercer presupuesto extraordinario que se votó afirmativamente en primer debate por 48-1 (Solo Erick Rodríguez se opuso y Dragos Dolanescu se abstuvo de votar).

La moción 34 (aprobada 37-12) puso fin a la ardua discusión de dos días sobre el recorte que el Ejecutivo propuso a instituciones de bien social como el Banhvi, que según la institución impediría construir 5 mil viviendas de interés social.

“¿Por qué estamos en este debate? ¡Porque esa promesa de no tocar fondos de instituciones con labor social no se cumplió! Rebajarle a los programas sociales es provocarle un grave perjuicio a las poblaciones más vulnerables”, criticó el frenteamplista José María Villalta.

El acuerdo le ahorró a los diputados una larga discusión de mociones que apuntaban a reducir ese golpe a las asociaciones y otras entidades que dirigen sus esfuerzos a los más necesitados.

Esa tésis, sin embargo, no fue respaldada por todo el Plenario.

"Esta es la solución más ineficiente y la más cara. Es ir a buscar deuda adicional al 8% que es lo que se paga en el mercado interno, deuda cara. Esta decisión no tiene más perdedores que todos los costarricenses que somos los que tenemos que pagar esta deuda nueva", criticó la oficialista Laura Guido.

Otro golpe al gasto

Ese aumento de ₡16.800 millones se suma al aprobado ayer por otros ₡930 millones que los diputados acodaron trasladar del impuesto al banano a 10 municipalidades productoras de este fruto.

La fracción de Gobierno aceptó ese aumento al gasto sin compensación luego de que el propio Ministerio de Hacienda reconociera vía oficio que esa decisión era legal, aun cuando también pidió compensarlo.

De esta manera, la reducción neta de ₡195.517 millones al gasto originalmente presentada por el Ejecutivo perdió casi ₡18 mil millones más, dejando todavía necesidades de financiamiento por casi ₡700 mil millones.

Otra de las modificaciones aprobadas es una rebaja por ₡7.500 millones al Conavi que ahora iría a asistir a las municipalidades, así como una orden para que los ministerios, la Asamblea Legislativa, el Poder Judicial y otras entidades sujetas al presupuesto nacional subejecuten al menos 10% de su presupuesto durante este 2020 como una forma de reducir el gasto, esto sobre el saldo que tengan al momento de aprobación del presupuesto.

De esa orden estarán excluidas las municipalidades y las instituciones que están al frente del combate contra la pandemia del COVID-19.

También se prohibió el uso de plazas vacantes para el segundo semestre de este año y se ordenó eliminarlas como código y rebajarlas del presupuesto, excepto aquellas del Ministerio de Seguridad Pública, 20% de las plazas del MEP y 50% del Ministerio de Salud y otras de interés social.

El segundo debate quedó pactado para el próximo martes 28 de julio, pues no puede votarse en días consecutivos y el lunes es feriado.