Última Hora

El Ministerio de Hacienda y los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios iniciaron este lunes con el reñido pulso por el presupuesto ordinario de 2021.

Los primeros en actuar fueron los diputados, con la presentación de 180 mociones al proyecto que en su mayoría persiguen recortes al gasto para ayudar a la amortización de la deuda.

Esas rebajas tocarían a prácticamente todas las instituciones y ministerios en mayor o menor medida.

Liberación Nacional, por ejemplo, persigue recortes por el orden de los ₡211 mil millones; el PUSC anunció propuestas de rebaja por no menos de ₡150 mil millones.

Esas mociones propiciaron una respuesta organizada del Gobierno que, mediante cada uno de los entes afectados, se dedicó a advertir el impacto de esas rebajas en cada cartera e institución.

La medida no cayó bien entre los legisladores de oposición, que criticaron la intención del Ejecutivo de "atizar los ánimos" de los diferentes sectores en medio de una discusión importante y medular.

“Esto es el colmo! Mientras que muchos desde el Congreso seguimos trabajando para solucionar el gravísimo problema fiscal, el gobierno atiza a los sectores para que impidan recortes a un presupuesto basado en deuda. Un descaro, pero los recortes vendrán aunque no quieran”, dijo el verdiblanco Carlos Ricardo Benavides.

Sí a la rebaja, pero no todavía

Luego esa movida mañana, Hacienda presentó por la tarde una nota a la comisión en la que se comprometió a una rebaja de ₡150 mil millones en gasto primario mediante un presupuesto extraordinario en enero del próximo año, esto como una última forma de intentar negociar que no se recortara más la propuesta actual.

“Hemos conocido que han sido presentadas al conocimiento de esta Comisión algunas mociones de recorte que tienen problemas de diseño técnico y que afectarían el normal funcionamiento de los servicios públicos que provee el Estado, con lo cual el gasto público puede volverse menor, pero, a la vez se perjudica la prestación de servicios esenciales a la ciudadanía.

“Comprendiendo el espíritu de las diputadas y diputados y el interés de este Gobierno de contener el gasto público, ofrecemos a ustedes nuestro formal compromiso de presentar ante esa Asamblea Legislativa un presupuesto extraordinario que permita una reducción que, sumada a cualquier recorte que apruebe esta Asamblea, alcance un monto total de ₡150 mil millones”, dice la nota firmada por Elian Villegas.

“Si no fuera por la presión de esta comisión esa propuesta no llega. El tiempo de mociones venció el jueves y el Gobierno no presentó nada, lo hace ahora.

“La satanización a los recortes previo a esta discusión es que no podía rebajarse ni un colón, pero ahora vienen con una propuesta de que sí se puede y por ₡150 mil millones. Gracias ministro porque, aunque tarde, acoge el llamado de dónde se va a reducir la brecha entre ingresos y gastos”, dijo la diputada liberacionista Silvia Hernández, presidenta además de la comisión.

Esta primera ronda de discusión se extendió por más de seis horas y permitió la discusión hasta la moción 33. De momento no se ha aprobado ningún recorte sustancial.

La mayoría de las mociones discutidas eran de la diputada verdiblanca Yorleny León, quien no es parte de la mesa pero aportó una numerosa lista de propuestas; sin embargo, la comisión las declinó en virtud de que ese órgano planea recortes en la misma línea pero más sustanciosos en la discusión posterior.

León argumentó que su presencia entonces era innecesaria en la discusión y que no se iba a prestar al juego del PAC, que agotó su tiempo de discusión (15 minutos) en cada una de las mociones presentadas y con esto, según la diputada, dilató el avance de la discusión.

Con esto retiró todas sus mociones y se suscribió a las de sus compañeros de bancada.

Este martes la comisión sesionará desde las 10:15 a. m. con el fin de acabar la discusión de mociones y dictaminar el proyecto.