Última Hora

El Ministerio Público ordenó esta tarde al director del Organismo de Investigación Judicial, Wálter Espinoza, que inicie de forma inmediata una investigación penal para determinar la identidad de la persona o personas que filtraron al diputado Dragos Dolanescu información privada de la investigación que se sigue contra el mandatario por el caso UPAD.

La orden llega luego de que esta mañana el legislador independiente le preguntara al mandatario si era cierto que la contraseña de uno de los teléfonos que le fueron decomisados por la Fiscalía era “1, 2, 3, 4, 5, 6”.

Los abogados del mandatario aseguraron en un comunicado de prensa que esa pregunta era una prueba directa de la filtración de información del expediente del mandatario.

“El Ministerio Público garantiza a la población que, por su parte, no ha habido filtración alguna de datos sensibles del proceso de investigación 20-005434-042-PE. La institución señala que es la principal interesada en que se resguarden todos los detalles de la causa, a efectos de no poner en riesgo el correcto avance de la misma”, respondió la Fiscalía en un comunicado de prensa.

“Durante la audiencia de apertura de evidencia digital de ese expediente, realizada el mes pasado, un total de 55 personas que no forman parte del Ministerio Público, tuvieron conocimiento de información relacionada con esa diligencia. Entre estas, figuran personas imputadas, abogadas, técnicos y querellantes”, añadió la entidad.