Última Hora

La falta de quorum dejó inconclusa la discusión del informe que la comisión de Control de Ingreso y Gasto Públicos emitió el año anterior sobre el cierre de cuatro plantas asfálticas del MOPT.

Los diputados habían acordado la semana anterior que hoy se iba a conocer el dictamen y los resultados de la comparecencia que el ministro Rodolfo Méndez Mata tuvo en aquella ocasión y que, entre otras, recomendaba abrir una nueva investigación para determinar si existen responsabilidades por ese cierre.

Sin embargo, el debate reglado se vio interrumpido luego de poco más de una hora de sesión por la ausencia de al menos 38 en el salón.

Luego de pasar dos veces lista, el directorio determinó que solo habían 36 legisladores, por lo que la sesión debió levantarse.

Los ausentes fueron:

PAC: Laura Guido, Paola Vega, Enrique Sánchez, Mario Castillo, Carolina Hidalgo y Welmer Ramos.

Independientes: Harllan Hoepelman, Marulin Azofeifa, Carmen Chan e Ivonne Acuña.

PUSC: Shirley Díaz, Pedro Muñoz y Aracelly Salas.

PLN: María José Corrales, Carlos Ricardo Benavides, Karine Niño, Roberto Thompson y Gustavo Viales.

Restauración Nacional: Eduardo Cruicshank, Carlos Avendaño y Xiomara Rodríguez.

El caso

El informe busca sentar responsabilidades por el cierre de las plantas de Cañas, Santo Domingo, Siquirres y Buenos Aires, uno que los diputados y otros sectores han defendido como equivocado y que causó que el Estado pagara millonarios contratos a empresas privadas por el uso de asfalto que muchas veces, además, es de calidad dudosa.

Gustavo Viales (PLN) desmintió, mientras estuvo en la sesión, que el ministro Méndez Mata haya buscado la asesoría técnica del Lanname para intentar reabrir esas plantas tal y como el jerarca se lo aseguró.

Dijo, además, que Méndez mata ordenó el cierre con razonamientos equivocados como que era más barato comprar el asfalto a terceros en lugar de producirlo.

Los diputados del PAC, sin embargo, salieron en defensa del jerarca asegurando que este llegó al cargo en 2018, meses después de que ya habían cerrado tres de las cuatro plantas (una nunca entró en operación).

Adujeron que Méndez Mata lo único que hizo fue girar la orden de congelar su operación en definitiva ante el alto costo económico que supone reactivarlas (₡9 mil millones) así como el escaso rédito que estas traen.

Dijeron, además, que hay una imposibilidad legal desde 2015 para que el MOPT intervenga caminos comunales, por lo que lo más recomendable es trasladarle esas plantas a las municipalidades donde están instaladas.

El informe deberá ser discutido y votado en una sesión posterior.