Última Hora

El Partido Acción Ciudadana acordó este viernes de manera unánime nombrar a Enrique Sánchez como su jefe de fracción para el tercer año de la presente legislación, junto a él ejercerá de subjefa la diputada Catalina Montero.

La fracción legislativa tenía pendiente esa elección antes del cambio de directorio el 1°. de mayo próximo, al que todavía no decide si aspirará o no.

“Nuestro compromiso es trabajar para que Costa Rica salga adelante, poniendo especial atención a las personas más vulnerables. Seguiremos propiciando el diálogo y las negociaciones abiertas y francas, para la construcción de los acuerdos que nos permitan avanzar y mantener la vocación de un Estado fundamentado en la justicia social y el respeto a los derechos humanos de todas las personas.

“Es un momento crucial para el fortalecimiento de nuestra institucionalidad y de las acciones de reactivación económica necesaria aún más que antes, tras el impacto de esta pandemia en nuestro país”, indicó Sánchez.

La bancada anunció que la decisión se toma con base al compromiso que mantiene de una agenda política hacia la ciudadanía “en un tiempo que demanda profundizar el diálogo, la transparencia y la construcción de acuerdos tanto en la Asamblea Legislativa, como entre los diferentes actores sociales, productivos y políticos de Costa Rica”.

“Esta Asamblea Legislativa es una de las más productivas de los últimos años. Este es un trabajo conjunto entre las diferentes bancadas legislativas con el que esta Fracción se compromete a continuar consolidando la democracia de Costa Rica”, señaló a su vez Montero.

La también oficialista Laura Guido confirmó esta semana que el partido tomará una decisión en los próximos días con respecto a su interés o no de estar dentro del nuevo directorio, uno que le PAC presidió en el primer año con Carolina Hidalgo y en el que ahora tiene a la propia Guido como primera secretaria.

Hidalgo había dicho semanas atrás que incluso podrían decidir no participar, esto en momentos en que la oposición amenazaba con crear un directorio de oposición ante los argumentos de defensa que mantuvo la fracción oficialista en torno al escándalo UPAD.

De momento el único partido que ha hecho oficial su deseo de presidir el nuevo directorio es el PUSC, que presentó la candidatura de Pablo Heriberto Abarca a la presidencia.