Última Hora

Cuatro meses después de haber entrado en funciones, el nuevo edificio de la Asamblea Legislativa será inaugurado oficialmente el próximo miércoles 24 de febrero.

En el acto, que arrancará minutos antes de las 10 a. m., estarán presentes los jefes de todos los supremos poderes, encabezados por el presidente Carlos Alvarado.

Además estarán la Defensora, Contralora y Procurador General, así como el director ejecutivo de la Asamblea y los representantes del fideicomiso a cargo del Banco de Costa Rica.

La inauguración, que fue calificada por el presidente del Congreso, Eduardo Cruickshank, como “muy sencilla y con muy pocos invitados”, se extenderá por alrededor de 45 minutos, que serán parte de un receso puesto que ese día habrá sesión extraordinaria del Plenario Legislativo.

Esa sesión es precisamente una de dos que los diputados aprobaron para reponer el tiempo perdido semanas atrás, cuando el Congreso se paralizó por el caso positivo de COVID-19 del liberacionista Gustavo Viales.

¿Por qué ese día en particular?

“Lo primero es decir que aún con ese receso el compromiso es cumplir con los temas del día; lo otro es un tema de agenda, especialmente con la del señor presidente Carlos Alvarado, y también hay que ser honestos en que la idea de que sea en medio de una sesión del Plenario es para garantizar la presencia de la mayoría de los 57 diputados”, dijo Cruickshank.

El presidente aceptó que en las últimas semanas es cada vez más complejo el tema del quorum y la presencia de los legisladores durante las sesiones en el salón, por lo que realizó una excitativa a los jefes de las diferentes fracciones para garantizar la presencia de los legisladores, pues la intención es que se realice una foto oficial por motivo del acto y la develación de una placa conmemorativa.

El acto se realizará en la explanada del costado sur del nuevo edificio, un espacio que es público.

Consultado sobre las medidas particulares de seguridad para esa celebración, en medio de los numerosos anuncios de protestas sociales contra proyectos que se discuten ahora mismo en el Congreso, Cruickshank aseguró que “es un tema que se discutió”.

“De eso se habló de manera general, está claro que la presencia del señor Presidente (Alvarado) requiere de un dispositivo de seguridad especial, eso es algo que ya está cubierto”, dijo el legislador, quien insistió en que la actividad será pública.