Última Hora

En medio de fuertes críticas, este jueves 41 diputados acordaron rechazar la liquidación presupuestaria del 2019.

La decisión apoyó el informe negativo de mayoría presentado días atrás por la Comisión de Asuntos Hacendarios y también la posición de la Contraloría General de la República que, como es costumbre, no avaló los números del Gobierno.

La subjefa de fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Shirley Díaz, señaló que el presupuesto se rechaza por los señalamientos conocidos en materia remuneraciones, los requerimientos urgentes de ajustes estructurales para alcanzar una operación financiera equilibrada y los resultados insuficientes en los programas ejecutados por Hacienda para el control del gasto, la mejora de ingresos y la búsqueda del equilibrio fiscal.

Silvia Hernández, de Liberación Nacional, fue más allá y cuestionó a los propios legisladores por el “aburrido” ritual de discutir estas liquidaciones, que siempre se rechazan sin que se haga el mínimo esfuerzo por presentar un informe para proponer soluciones o exigir cambios en las autoridades fiscales.

El independientes Jonathan Prendas aseguró que la intención de la ejecución del gasto en forma eficiente siempre llega al mismo punto: falta de transparencia, de ejecución y de excesiva cantidad de burocracia. Situación, dijo, que contrasta con el 4.4% de desalentados que destacó el INEC y que, comparado con el sector productivo, refleja el desempleo.

Por su parte, el parlamentario Otto Roberto Vargas analizó con cifras los traslados de dinero por error, es el caso de pluses salariales en el Ministerio de Educación por 2.646 millones de colones y la falta de controles contables, como se refleja en el pago de más, en el régimen de pensiones por el orden de 746 millones de colones.

El diputado José María Villalta señaló la falta de transparencia en la recaudación de los impuestos, especialmente en lo relativo a la amnistía tributaria y pidió al Gobierno tomar una serie de planteamientos alternativos de solución.