Última Hora

Los diputados de la Asamblea Legislativa rechazaron este jueves crear una comisión para investigar el cuestionado viaje de vacaciones del presidente Carlos Alvarado y el ministro André Garnier a un hotel de Guanacaste el fin de semana anterior.

La moción, impulsada por el bloque Nueva República y con la firma de siete legisladores, fue votada negativamente por 30 de 43 diputados presentes.

La posibilidad, según detalló el frenteamplista José María Villalta, no fue consensuada en el Plenario ni entre jefes de fracción, sino ideada esta misma mañana.

Jonathan Prendas, uno de los impulsores, defendió que la moción pretendía investigar las denuncias que se han originado en torno a ese viaje de placer a un lujoso hotel de Guanacaste propiedad de la familia del ministro, en el que además se utilizó un helicóptero propiedad de una empresa donde también figura como socio Garnier.

La propuesta, sin embargo, no contó con el apoyo de las fracciones más numerosas de la Asamblea: Liberación Nacional, Acción Ciudadana, Restauración Nacional y la mayoría del PUSC.

Esa decisión originó la indignación de los firmantes, quienes exigieron al Plenario actuar ante los nuevos señalamientos que pesan contra el Ejecutivo.

La socialcristiana Shirley Díaz, también firmante de la moción, defendió que aún cuando el proceso ya se había judicializado, la investigación del legislativo podría haber apoyado esa causa del Ministerio Público.

Su jefe de fracción, Rodolfo Peña, cuestionó sin embargo que la moción tenía un interés populista y que, como dijo Villalta, no se consensuó nunca, por lo que el interés era señalar a los legisladores que se opusieran.

Esa tesis fue respaldada por representantes de los partidos Restauración Nacional, Acción Ciudadana y Liberación Nacional.

Prendas presentó este mismo jueves una moción de revisión a la votación; sin embargo, la sesión del Plenario ya había pasado a la segunda parte, por lo que hoy era imposible darle trámite.

El independiente aseguró entonces que la presentará el martes de nuevo y que dará espacio a los jefes de fracción para que comenten y enriquezcan la propuesta en aras de que la comisión finalmente se cree.

La Fiscalía General abrió el martes una investigación de oficio contra el mandatario por el presunto delito de enriquecimiento ilícito. A esa causa se sumó como víctima la Procuraduría de la Ética Pública.

Este miércoles, además, diferentes voces políticas levantaron la voz para pedir la renuncia de Garnier.

Alvarado, el propio martes, emitió un pronunciamiento en el que aseguró que no existe ningún delito qué investigar y defendió el pago de todos los gastos en que incurrió él y su familia.

Las facturas que demuestren esto, sin embargo, no se han hecho públicas en su totalidad.

El Presidente aseguró que, al tratarse de un caso ahora judicializado, serán sus abogados personales los que se pronuncien al respeto.

Precisamente estos aseguraron el día de ayer que el actuar del mandatario fue transparente y que no hay ningún delito qué achacarle a su representado.