Última Hora

Los diputados acordaron este martes permitir que se convoquen a sesiones en medio del periodo de traslado al nuevo edificio de la Asamblea Legislativa.

Originalmente los legisladores habían acordado la suspensión de todas las sesiones del Plenario Legislativo entre el 7 y el 18 de octubre, esa decisión no implicaba un receso, pero claramente la discusión y aprobación de proyectos de ley sufriría un retraso.

Este lunes, a raíz de álgida situación social que vive el país, un grupo extenso de diputados había presentado una moción para posponer ese traslado y atender, activamente, la problemática nacional en torno a la negociación del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional.

El problema es que, como lo aclaró el presidente del Congreso Eduardo Cruickshank, no empezar con ese proceso en esta semana implicaba incumplir con una serie de contratos que ya estaban definidos y que le costarían pérdidas por más de ₡139 millones a la Asamblea Legislativa.

“El proceso del traslado al nuevo edificio no puede verse como un hecho aislado, sino que es parte de otros procesos que están encadenados y que tienen más de año y medio de planificación, por lo que no sería recomendable suspenderlo repentinamente”, dijo Cruickshank.

Esa situación, no advertida por los proponentes, desechó la propuesta original y le permitió mutar en la aprobada hoy.

Así, la presidencia del Congreso podrá convocar a sesiones de manera extraordinaria entre las 9:15 a. m. y las 12:30 p. m. previo acuerdo y notificación con los diputados.

Las comisiones también quedan suspendidas excepto por la de Asuntos Hacendarios, que deberá continuar con la discusión del proyecto de presupuesto ordinario de 2021.

La primera sesión de los legisladores en el nuevo edificio será el próximo lunes 19 de octubre.