Última Hora

Los diputados no tendrán nuevos recesos hasta el traslado al nuevo edificio legislativo, previsto actualmente para mediados de setiembre próximo.

El presidente del directorio, Eduardo Cruickshank, confirmó que esa será la posición que él defenderá en el Plenario en el entendido de que esta semana actual sí se contará como el receso de medio año, a pesar de que muchos diputados han insistido en que no fueron vacaciones.

“Una parte de las oficinas administrativas se han mantenido trabajando y eso es lo que ha permitido que se presenten algunas iniciativas de ley. Entiendo que los diputados han seguido con algunas discusiones, pero el ánimo de lo aprobado la semana anterior es que esto fuera un receso, motivado eso sí por las circunstancias ya conocidas”, dijo el legislador de Restauración Nacional.

Cruickshank explicó que, bajo ese entendimiento, ya no tendrá por qué haber más recesos de aquí hasta ese traslado, que hoy sigue dependiendo del avance de las obras y de la pandemia.

“Estamos hablando de que ese nuevo receso sería del tiempo mínimo posible y solo para ese traslado. Nuestra idea original era decretar un cierre técnico de manera se uniera el receso con el traslado, pero eso no será posible.

“Ahora, con la fecha prevista para setiembre, tenemos también la dificultad del nuevo presupuesto que tiene que aprobarse el 1 de setiembre. Así, los diputados de la Comisión de Hacendarios tendrán que reunirse sí o sí para esa discusión”, añadió.

El presidente del Congreso añadió que este lunes y martes cuando regresen las sesiones del Plenario presionará porque inicie la discusión de la reforma que permitiría a los diputados sesionar de manera virtual. 

Incierto

El director ejecutivo de la Asamblea Legislativa, Antonio Ayales, confirmó que el traslado está previsto al día de hoy para mediados de setiembre y que el receso previsto para la función legislativa sería de no más de una semana.

Sin embargo, todo eso depende de que se cumplan los cambiantes plazos en medio de la pandemia.

Ayales explicó que hasta ahora se han confirmado 12 casos positivos de COVID-19 entre los trabajadores de la construcción, lo que ha obligado al aislamiento de cuadrillas enteras.

Eso, más el retraso en la importación de materiales y equipos por la pandemia, complica tener certeza de cuándo se finalizarían las obras, originalmente previstas para este mes de julio.

“Ahora mismo todo es incierto, tenemos una proyección, pero no podemos asegurar que eso se cumpla, como tampoco podemos asegurar que no salgan más trabajadores contagios pese a que la empresa constructora nos ha confirmado que se están siguiendo todos los protocolos”, afirmó.

El director explicó que en el edificio actual se mantiene ocho oficiales de seguridad aislados luego de que se confirmara un positivo en un agente la semana anterior.

“A todos estos ocho agentes se les realizó la prueba y de momento dos han arrojado negativo, faltan seis por definirse y a partir de eso tendríamos que tomar la siguiente decisión, por ejemplo aislar más personal en caso de haber un positivo”, añadió.

Ayales aseguró que en el análisis realizado no se confirmó sospechas de contacto con diputados o ningún otro personal fuera del grupo de oficiales.