Última Hora

Los diputados cuestionados por las visitas de presuntos líderes narco a sus despachos negaron hoy cualquier vínculo con los sospechosos y expusieron razones de casualidad en todos los casos.

Mileidy Alvarado y Eduardo Cruickshank (Restauración Nacional) encabezaron una comparecencia muy rápida de cuatro de los seis legisladores que fueron llamados a rendir cuenta por este caso.

Antes lo había hecho el socialcristiano Óscar Cascante, en la más larga de las audiencias pues es él el más cuestionado en el caso, dadas las 13 visitas que recibió desde 2018 y que, igual que los demás, calificó como inocentes.

Alvarado precisó que, en su caso, recibió a Luis Cartín (ya fallecido) el 29 de mayo de 2018 y de manera indirecta, pues llegó acompañado de dos representantes de grupos guanacastecos que fueron quienes solicitaron la audiencia a su despacho.

Según la diputada, Cartín llegó 30 minutos después de iniciada la reunión y únicamente acompañó a los representantes quienes, entre otras, expusieron la necesidad de un proyecto de vivienda social en Liberia.

“Lo que pasa es que era un tema legal que se escapaba de mis manos, por lo que no pude hacer mayores diligencias en ese punto y el asunto terminó ahí”, precisó la diputada.

Alvarado aseguró que no tuvo ningún contacto con el señor Cartín y que nunca volvió a saber de él.

En el caso de Cruickshank, el expresidente del Congreso recordó que recibió a Cartín el 21 de febrero de 2019 y que lo hizo luego de una breve investigación donde precisó que era un empresario de la construcción.

Su petición era recibir ayuda para un proyecto turístico en Limón que podía generar “entre 200 y 250 empleos” pero que la municipalidad del cantón central lo tenía paralizado, en palabras de Cartín, “porque lo querían choricear”.

“Yo dije qué tristeza de que estas personas se encontraran con este tipo de problemas y le dije que iba a averiguar qué era lo que tenía entrabado el proyecto, le dije que le iba a ayudar no pensando en él sino en la provincia y sus trabajadores.

“Cuando mis asesores investigaron se dieron cuenta que había problemas insoslayables, había problemas con la propiedad, porque donde quería construir estaba inscrita a nombre del ICT, eso se le comunicó y hasta ahí, nunca lo volví a ver, ni lo recuerdo, no lo conozco y nunca tuve ninguna relación con él”, precisó.

Masís y Volio

El cuarto compareciente fue el también socialcristiano Erwen Masís, quien recibió el 3 de marzo a Alejandro Cartín, hijo de Luis y hoy detenido.

Según Masís, él se presentó como desarrollador de un proyecto de interés social en Alajuela,

recibió una única vez a Alejandro Cartín, quien se presentó como desarrollador de proyectos de interés social en Alajuela que nunca avanzaron.

Finalmente, la sesión la cerró la independiente Zoila Rosa Volio, un caso particular pues ella es quien preside esa comisión creada para investigar la posible filtración del narcotráfico en municipalidades y otras figuras públicas, así como su posible financiamiento en procesos electorales.

Volio, quien ya había hecho un descargo en el tema, insistió en que nunca cruzó palabra con Luis Cartín, quien el 22 de agosto de 2018 se presentó al edificio de la Asamblea Legislativa asegurando que iba para el despacho de la legisladora; sin embargo, nunca llegó a este.

La legisladora insiste en que desconoce por qué Cartín dio su nombre, pero que a su despacho nunca llegó y que él no ofreció motivos cuando se presentó en el puesto de seguridad. Desconoce, además, adónde se dirigió.

La comisión recibirá el próximo martes 27 de julio a la también independiente Ivonne Acuña, así como a los exdiputados Natalia Díaz, William Alvarado, Humberto Vargas, Olivier Jiménez, Johnny Leiva y Gerardo Vargas.