Última Hora

Los diputados de la comisión especial de la Caja Costarricense de Seguro Social aprobaron esta mañana una moción para llamar a comparecer al economista Daniel Muñoz, funcionario de esa institución y quien denunció hace nueve años al nuevo gerente financiero, Gustavo Picado.

La denuncia de Muñoz, que también incluyó a otros 15 altos mandos de la institución, los señalaba a todos ellos como responsables de la crisis financiera de la Caja, por omisiones e incumplimiento de deberes ante la aprobación de remuneraciones sin respaldo técnico entre 2006 y 2010.

Esta denuncia, interpuesta hasta la Fiscalía de Probidad, Transparencia y Anticorrupción, derivó en una acusación del Ministerio Público ante el Tribunal Penal de Hacienda por los presuntos delitos de influencia contra la hacienda pública, administración fraudulenta y fraude de ley contra Picado y el resto de funcionarios.

Sin embargo, la junta directiva nombró a Picado, en abril pasado y por un periodo de seis años, como nuevo gerente financiero de la institución, decisión que levantó críticas y cuestionamientos en diferentes sectores.

La Caja argumentó que a Picado lo protege el principio de inocencia y la investigación está en una fase indagatoria.

Wálter Muñoz, diputado del PIN y presidente de la comisión, había insistido en que el Poder Legislativo debía investigar ese nombramiento y que lo haría desde ese órgano, lo que sucedió hoy con la aprobación de esa primera comparecencia.

Según estimaciones de la Procuraduría General que hoy reiteró el legislador, el accionar de Picado y el resto de funcionarios de la CCSS señalados le costó a la institución alrededor de ₡217 mil millones en fondos del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte.