Última Hora

Los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios frenaron la intención del Gobierno de utilizar ₡51 mil millones ahorrados por el canje de deuda en nuevo gasto corriente.

La propuesta del Ejecutivo estaba incluida dentro del tercer presupuesto extraordinario del 2020, que fue dictaminado este viernes de manera unánime por los legisladores.

La idea del Gobierno era trasladar lo ahorrado en intereses a una serie de partidas para gasto social y remuneraciones.

Se proponía alimentar los programas de combate a la pobreza del IMAS, ayudar a la CCSS a mitigar el impacto de la rebaja en la base mínima contributiva, financiar el Régimen No Contributivo de pensiones, así como los programas de comedores escolares, entre otros.

“La iniciativa es que si encontramos dificultades en la prestación del servicio público y podemos hacer reasignaciones esa sea nuestra iniciativa (sic), entendemos las limitaciones, pero la iniciativa es utilizar parte de lo que no se va a erogar ahí para otros cumplimientos, eso es una iniciativa pero tiene que ser aprobada por esta Asamblea Legislativa”, había dicho ayer el ministro interino de Hacienda, Isaac Castro.

Esa posibilidad desató un airado reclamo de los diputados, que cuestionaron cómo el ahorro que tanto defendió el Estado en la negociación de nuevos préstamos terminaría simplemente alimentando más gasto.

De eso también hizo eco la Contralora General, Marta Acosta, que ante la comisión cuestionó la propuesta del Ejecutivo en medio de una coyuntura fiscal alarmante como la actual.

Hoy, en el último día para dictaminar, los diputados aprobaron una moción que redujo ese gasto de poco más de ₡51 mil millones a solo ₡7.200 millones, eliminando todas las partidas de gasto excepto la que permitirá la compra de vacunas contra el COVID-19.

“Esto nos demuestra que este Gobierno no tiene ni la voluntad ni la capacidad para hacer contención del gasto.

“Quiero solicitar al Gobierno que mande en un presupuesto extraordinario ese recorte del ahorro de los intereses, si no, una vez más, no cuenten con mi voto para los demás empréstitos que estén en discusión en esta Asamblea, porque ya vimos que los ahorros que se logran son una tentación para seguir gastando en este irresponsable Gobierno”, dijo hoy la socialcristiana María Inés Solís.

El dictamen del presupuesto contó incluso con el respaldo de las diputadas del PAC Laura Guido y Nielsen Pérez, que ayer habían expresado su molestia por los cuestionamientos presentados al ahorro pero que hoy aplaudieron la decisión de centrar la discusión en el recorte al gasto, aún cuando no comparten la eliminación de todas las partidas.

También se aclaró que el déficit fiscal advertido ayer por la Contralora de 11,7% del PIB si se aprobaba este presupuesto respondió a una confusión de los propios diputados, que equivocaron la definición al partir de un déficit presupuestario cuando lo correcto era tomar como base el déficit financiero proyecto, que según Hacienda se mantiene en 9,3% del PIB.