Última Hora

La fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC) denunció al alcalde de Corredores, Carlos Viales, por el presunto delito de falso testimonio.

La misiva, firmada por ocho de los nueve diputados oficialistas (solo faltó Welmer Ramos), alerta al fiscal general en ejercicio, Warner Molina, del presunto hecho sucedido el pasado 21 de diciembre, cuando Viales dijo a los diputados de la comisión que investiga la presunta filtración del narcotráfico en la Zona Sur que no existió de parte de la municipalidad “ninguna disposición de recursos para la compra de materiales, contratación de empresas o proveedores para la construcción de un puente”.

“Por este medio, nos permitimos alertarle sobre un hecho irregular recientemente acaecido en el seno de la Asamblea Legislativa, inicialmente constitutivo del delito de falso testimonio, y eventualmente cometido por una persona compareciente durante una sesión formal de la denominada Comisión Especial Investigadora (…).

“Materialmente hablando, ese delito pudo haber sido cometido por el alcalde del cantón de Corredores, señor Carlos Viales Fallas, luego de ser juramentado en virtud de la comparecencia para la cual fue convocado ante dicha comisión el pasado 21 de setiembre de 2021”, se lee en el documento.

Luis Ramón Carranza, quien participó de ese órgano, ya había pedido a la presidencia del Congreso que solicitara a la Fiscalía investigar el hecho, pero la presidenta Silvia Hernández (PLN) le respondió que él tenía potestad para hacerlo y solo trasladó a esa entidad la prueba solicitada.

“También es la propia unidad técnica la que señala que el personal de maquinaria no ha sido dirigido en ningún momento para atender obras en el sector privado”, dijo el alcalde en aquella oportunidad, aportando, además, documentos al respecto.

En la prueba judicial, sin embargo, se incluye un video en el cual se observan vehículos municipales cerca de las obras y también un funcionario investigado.

Además, se investiga si la maquinaria y los materiales también eran municipales.

Carranza fue el único diputado de la comisión investigadora que insistió en mantener vivo ese expediente y llegar hasta el fondo de los hechos denunciados; sin embargo, una mayoría de diputados de oposición desestimaron el informe y lo archivaron.