Última Hora

Los diputados de la Comisión Plena Tercera aprobaron este miércoles por unanimidad el 22.167, que declara al oso perezoso símbolo nacional.

La propuesta de la liberacionista Yorleny León busca destacar la importancia de las especies Choloepus hoffmanni (perezoso de dos dedos) y Bradypus variegatus (tres dedos) en la fauna silvestre costarricense, lo mismo que proteger sus hábitats y velar por su conservación.

La iniciativa, además, permitirá que el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) utilice en sus campañas nacionales e internacionales la imagen de este animal como símbolo oficial de los atractivos naturales que ofrece el país a los visitantes.


En cuanto a las competencias institucionales, definidas en el proyecto de ley, se establece que el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae) será el encargado de velar por su protección, mientras que al Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) le corresponderá promover la regulación de límites de velocidad en sitios identificados como sensibles para el libre movimiento de perezosos, implementar pasos de fauna aéreos y coordinar con las Municipalidades.

También obliga al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) a implementar medidas para reducir las electrocuciones con tendidos eléctricos.

Esa misma comisión aprobó, también por unanimidad, el proyecto para declarar al cantón de San Ramón “Tierra de Poetas”, como un esfuerzo de resaltar la poesía y su impacto cultural en el país.

Igualdad laboral

Por su parte la Comisión Plena Primera aprobó en segundo debate la “Ley de acciones afirmativas para las personas afrodescendientes".

El proyecto pretende declarar de interés nacional la elaboración, implementación y divulgación de acciones afirmativas en beneficio de estas personas.

Para lograrlo, establece entre otras que toda institución pública debe destinar al menos un 7% de sus puestos de trabajo vacantes durante el año a esta población, siempre y cuando se cumplan los requisitos legales y constitucionales para esto.


En el caso de otorgar esos puestos a personas no afrodescendientes, deberá documentarse que se divulgó el proceso de reclutamiento y selección y que no hubo participación de esa población o bien que estos no reunieron los requisitos exigidos para el cargo.

Además, a partir de esta norma los programas educativos de primaria y secundaria deberán incorporar el estudio sobre el legado de las personas afrodescendientes en Costa Rica en la conformación de la Nación y en las diversas expresiones culturales, así como promover un enfoque histórico comprensivo y realista que promueva la investigación sobre el pasado de esclavitud y estigmatización de la que ha sido objeto la población afrodescendiente.