Última Hora

Los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios dictaminaron este lunes de manera unánime el proyecto de tercer presupuesto extraordinario para el ejercicio 2020.

De esta forma la propuesta del Ejecutivo llegará al Plenario para su discusión.

El proyecto, que plantea un recorte neto al gasto por ₡195.517 millones según cifras de la Contraloría, establece recortes importantes en traslados al Banhvi (₡27.728 millones) y otras entidades como el Fodesaf.

Precisamente esa disminución al presupuesto de entidades de bien social fue sujeto de debate en la sesión de esta tarde, sin que ninguna moción acabara por impedir esas rebajas.

Dentro de las modificaciones que sí se aprobaron esta una rebaja por ₡7.500 millones al Conavi que ahora iría a asistir a las municipalidades, así como una orden para que los ministerios, la Asamblea Legislativa, el Poder Judicial y otras entidades sujetas al presupuesto nacional subejecuten al menos 10% de su presupuesto durante este 2020 como una forma de reducir el gasto.

También se prohibió el uso de plazas vacantes para el segundo semestre de este año y se ordenó eliminarlas como código y rebajarlas del presupuesto, excepto aquellas del Ministerio de Seguridad Pública, 20% de las plazas del MEP y 50% del Ministerio de Salud.

El presupuesto dictaminado incluye la transferencia de ₡75.000 millones del INS al bono Proteger así como otros ₡14 mil millones obtenidos por la fijación de combustibles.

"La aprobación de este presupuesto responde a la responsabilidad de proveer al Estado de los recursos necesarios para atender la situación extraordinaria que enfrentan las finanzas públicas costarricenses, mitigar los efectos producidos por la pandemia sobre la estabilidad macroeconómica y evitar un mayor nivel de déficit fiscal. 

"Una tarea que nos demanda un alto grado de solidaridad, por ejemplo, con las 200 mil personas que gracias a estas medidas de contención del gasto podrán recibir el Bono Proteger", señaló la diputada oficialista Nielsen Pérez.

La CCSS recibirá también $60 millones para compensar la pérdida en ingresos por la rebaja en la base mínima contributiva de sus seguros como una forma de paliar los efectos de la pandemia del COVID-19.

El presupuesto será discutido ahora en el Plenario legislativo donde podría sufrir nuevas modificaciones.