Última Hora

Diputados de diferentes fracciones apuntaron al presidente Carlos Alvarado por las acusaciones de corrupción en contratos de obra pública, que provocaron hoy 57 allanamientos y la detención de un puñado de funcionarios públicos y privados.

“Sigo con consternación y sumo detenimiento los acontecimientos que están sucediendo el día de hoy. Confío en el proceso seguido por el Ministerio Público y el OIJ para llegar a la verdad. Espero declaraciones oportunas y claras del presidente Carlos Alvarado.

“Costa Rica es más que un puñado de corruptos y debemos llegar hasta las últimas consecuencias en esta investigación”, dijo la presidenta del Congreso, Silvia Hernández.

La también liberacionista, Franggi Nicolás, fue más allá y dijo que impulsará junto al independiente Jonathan Prendas la creación de una comisión especial que investigue este caso.

“Hoy toda Costa Rica le exige al señor Presidente y a los miembros del Ejecutivo que den las explicaciones sobre este presunto caso de corrupción en la función pública y al Ministerio Público le exigimos que lleve este tema hasta las últimas consecuencias, sea quien sea que esté de por medio”, aseguró.

“El caso de corrupción más importante y tejido de nuestra historia, un completo descaro que no puede quedar impune, se trataría de toda una red de empleados públicos favoreciéndose a costa de todos los costarricenses”, aseguró el también independiente, Harllan Hoepelman.

El jefe de fracción del PUSC, Pablo Heriberto Abarca, lamentó que estos cuestionamientos tengan en vilo a la institucionalidad del país y dijo esperar que haya renuncias de los funcionarios investigados.

"Lamento que por primera vez, y en dos ocasiones, se haya allanado la Casa Presidencial. Me parece que los cuestionamientos es de gente cercana a la Presidencia y esperaría que se facilite todo y se acelere todo para que el Ministerio Público pueda llegar a una conclusión.

"En el "partido de la ética" esperaría renuncias y consecuencias con el discurso que se ha mantenido durante mucho tiempo. Esto pone en vilo a la institucionalidad costarricense y esperaría que pronto podamos volver a la normalidad", aseveró.