Última Hora

Los diputados aprobaron este jueves en primer debate el expediente 21.490, que permite el uso del polígrafo para el reclutamiento de oficiales en los diferentes cuerpos policiales del país.

La votación, que sumó el respaldo de 37 legisladores y el rechazo de otros cuatro, puso fin a la larga discusión del proyecto presentado por la independiente Zoila Rosa Volio desde 2019, que defiende el empleo del llamado detector de mentiras como una forma de asegurar la idoneidad en los procesos de selección.

En los motivos de su iniciativa, Volio aseguró que la infiltración del crimen organizado en los cuerpos policiales supone una amenaza a la seguridad nacional y que su proyecto “describe un modelo de evaluación de la confiabilidad que pretende ser auxiliar y orientador en el proceso de selección del personal para estos equipos especiales”.

¿Cómo funcionaría?

La prueba aplicará para la selección de Unidades Especializadas de la Fuerza Pública, Policía de Fronteras, Dirección de Armamento, Servicio Nacional de Guardacostas, Servicio de Vigilancia Aérea y Policía de Control de Drogas, Policía Profesional de Migración, Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional y Organismo de Investigación Judicial.

Hoy, en la discusión de las últimas mociones de reiteración, se reafirmó que el sometimiento a esta prueba será, en todos los casos, voluntario.

En la práctica, estará prohibida cualquier pregunta sensible sobre orientación sexual, preferencia de religión o culto, así como ideología política.

Además, los resultados no podrán ser utilizados como medio de coacción o reproche, como causal para sanciones o despido, ni como condicionante para obtener un puesto en alguna fuerza policial o cuerpo especial de policía.

Tampoco podrán ser utilizados los resultados de polígrafo en procesos judiciales.

La idea entonces es que la prueba sirva como un respaldo sobre la idoneidad de los postulantes para con las autoridades en cuestión.

El proyecto será votado en segundo debate el próximo martes.