Los diputados de la Asamblea Legislativa aprobaron este lunes en primer debate la creación de un subsidio único para la atención de los trabajadores que se hayan visto afectados por la emergencia originada por el COVID-19.

Dicho subsidio, que se entregará una única vez, obtendrá recursos a partir de la fijación del precio de los combustibles a sus costos actuales. Así, la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) tramitará los rebajos que se presenten pero Recope no variará los precios, esa diferencia será trasladada de manera íntegra al Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS) y el Ministerio de Trabajo para la entrega del subsidio.

El proyecto, que recibió el visto bueno de 49 de los 50 diputados presentes (solo el socialcristiano Pedro Muñoz se pronunció en contra), será votado en segundo debate este mismo miércoles.

La emergencia mundial por la pandemia ha provocado un desplome en el precio internacional del petróleo y los productos terminados, esto significa un rebajo sostenido en el precio de los hidrocarburos en todo el orbe.

Sin embargo, la iniciativa permitirá que dichas disminuciones no se apliquen para Costa Rica a partir de la entrada en vigencia de la ley y hasta que pase el estado de emergencia.

Así, los precios se mantendrán en ₡517,22 en el caso del litro de Súper, ₡492,18 para la Regular y ₡401,98 en el caso del Diésel.

El subsidio se entregará por una única vez a todas las personas que pierdan su empleo durante la emergencia (salvo que el despido sea con responsabilidad de la persona trabajadora), a quienes se les reduzca su jornada laboral y se les suspenda su contrato de trabajo.

También será aplicables a aquellos trabajadores independientes o informales que hayan visto reducidos sus ingresos por motivo de la emergencia, así como las personas que durante este periodo se encuentren en vulnerabilidad por su condición de pobreza o pobreza extrema.

El monto y la forma en que esos recursos serán trasladados a las personas será definido próximamente por las autoridades de Gobierno.

La diputada liberacionista Franggi Nicolás, participante de la mesa que analizó la propuesta, aseguró que el proyecto permitiría recaudar unos ₡50.000 millones y beneficiará a unas 400.000 familias.