Última Hora

Con el voto afirmativo de 37 diputados este lunes se aprobó en segundo y definitivo debate el expediente 20.989, que decreta agosto como el mes histórico de la afrodescendencia y el 31 de ese mes como Día de la Persona Negra.

El proyecto establece un nuevo feriado de pago no obligatorio en el país, precisamente el punto de discordia entre una amplia mayoría de legisladores y la socialcristiana María Inés Solís, que criticó que la medida supondrá un gasto adicional de ₡7.600 millones para el Estado, pues aseguró que la mayor parte de los sistemas de pago de la administración pública no distinguen entre un feriado pago y uno no obligatorio.

“El Ministerio de Trabajo aseguró que las empresas con modelo de pago mensual o de adelanto quincenal no hacen distinción con el pago de feriados, de manera que este se pagará sea obligatorio o no.

“Eso significa que aquí se le estaría regalando un día libre más para los que no han tenido ninguna afectación en la pandemia”, dijo la legisladora en relación a los trabajadores públicos.

Igual que en primer debate, solo ella y su compañero de bancada, Pablo Heriberto Abarca, votaron en negativo.

El feriado de los años 2022 y 2023 se trasladará al domingo posterior según quedó establecido en el proyecto de ley.

“Es así como Costa Rica poco a poco avanza en la reparación histórica del reconocimiento de los aportes de los afrodescendientes”, celebró el verdiblanco David Gourzong, quien recordó que la fecha coincide con el “Grand Gala Parade”, que se desarrolla en la provincia de Limón y que promueve los derechos étnicos, culturales, económicos, civiles, sociales y políticos de las personas afrodescendientes.