Última Hora

Este martes, los diputados de la Comisión de Gobierno y Administración aprobaron una moción para aplicar el salario único a todos los empleados del sector público, sean nuevos o antiguos.

El cambio, presentado por el socialcristiano Pablo Heriberto Abarca, implica una reforma sustancial al proyecto de Marco de Empleo Público que está próximo a dictaminarse.

Esa posibilidad había sido ampliamente adversada por el Gobierno y un sector de diputados por los problemas legales que podría acarrear con los empleados actuales y la pérdida de viabilidad política que tendría el proyecto a futuro.

Abarca, sin embargo, insistió en que sin esa reforma la iniciativa no tiene sentido.

“Todas las instituciones de sector público se incluirán en este régimen salarial unificado basado en la columna salarial global. Todas las personas servidoras públicas serán remuneradas de acuerdo con esta ley, incluidos los servidores actuales”, reza la propuesta de artículo aprobado.

El salario único o global es el cambio más sustancial que traería la ley de Empleo Público y básicamente establece que un trabajador público deberá ganar lo mismo que otro en un puesto idéntico sin importar la institución para la que labore.

Para esta definición, el proyecto establece una serie de “familias salariales” que acogerán todos los topes en las remuneraciones.

Ese salario, además, elimina el pago de pluses y solo admite los aumentos por costo de vida.

La moción aprobada establece que los funcionarios con un salario menor al global podrán trasladarse a este de manera voluntaria, en caso contrario mantendrán el actual hasta que alcancen al global.

Si está por encima dejarán de recibir aumentos (excepto el de costo de vida) hasta equipararse a este.

El proyecto sigue en discusión en la comisión con la lectura de mociones de fondo antes de su dictamen final.