Última Hora

La defensa de 37 de las 83 mociones que presentó le alcanzó al diputado del PIN, Wálter Muñoz, para entrabar el avance de la reforma al empleo público en su tercer día de discusión.

En cada una de esas mociones el legislador agotó la gran mayoría de los cinco minutos que el reglamento le da para intentar convencer, sin éxito, al resto de los legisladores sobre sus variadas reformas al expediente.

El legislador, que abiertamente ha reconocido que se opone a la reforma, incluso bromeó al final de la tarde cuando dijo que iba a empezar “la recta final de las 40 mociones que me quedan”.

Fue el único que usó la palabra en esta tercera doble sesión de trabajo para tratar de discutir las 254 mociones de reiteración presentadas al proyecto: quedan todavía 107 por analizar, lo que hace que se vislumbre casi imposible que se agote la discusión este jueves, tal y como habían previsto los legisladores.

Mañana la sesión nuevamente arrancará a las 9:15 a. m. y se extenderá hasta las 6 p. m., siempre con el análisis de las mociones de Muñoz.

La reforma al empleo público es la columna vertebral de la negociación con el Fondo Monetario Internacional, por lo que el Gobierno ha intentado sin éxito urgir a los legisladores por su aprobación, pues esta y el resto de proyectos acordados con el organismo multilateral deben estar aprobados antes de junio próximo.