Última Hora

La Comisión de Turismo dictaminó este miércoles de manera unánime el expediente 22.215, que busca atraer trabajadores y prestadores remotos de servicios mediante una serie de facilidades y exoneraciones.

El proyecto es parte de las iniciativas de reactivación económica que impulsan los diputados en medio de los embates de la pandemia del COVID-19.

La intención es que los llamados “nómadas digitales” vean en el país un destino atractivo más allá de sus bellezas geográficas y naturales sino también de las laborales.

Para esto se crearía la categoría de trabajador o prestador de servicios de manera remota, que entre otras elimina la necesidad de que el extranjero deba salir del país cada tres meses como sucede actualmente.

Además, estas personas gozarán de exenciones fiscales como el pago de renta sobre sus ganancias o bien la facilidad para traer su equipo de trabajo al país.

“No son trabajadores que compitan con los costarricenses, vienen a hacer trabajados que están destinados a sus países de origen, son los que se conocen como nómadas digitales, personas que tienen un buen poder adquisitivo, que tienen condiciones para permanecer durante largo tiempo en un país pero que nuestras leyes no están preparadas para ellos, en términos de visa y condiciones que en este caso sí les estaríamos dando para su permanencia en el país”, aseguró el liberacionista Carlos Ricardo Benavides.

Estas condiciones también se extenderán al círculo familiar de los trabajadores, incluidos hijos menores de 25 años o adultos mayores.

Los permisos de trabajo serán por un año.