Última Hora

El cuestionario de contexto que el Ministerio de Educación Pública aplicó a 5.500 estudiantes en 2019, como parte de un plan piloto dentro de las pruebas FARO, también violentó los derechos y la privacidad de los estudiantes.

Así lo denunció esta mañana el diputado de Liberación Nacional, Carlos Ricardo Benavides, quien presentó una copia de la prueba en el seno de la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público.

Benavides aseguró que ese cuestionario aplicado entre octubre y noviembre de 2019 no solo presentó los mismos abusos que fueron denunciados en las pruebas de noviembre anterior, sino que además incluyó otras preguntas peores.

Por ejemplo, dijo el legislador, se le consultó a los estudiantes cuál era el grado académico que sus padres o encargados habían alcanzado, si estos vigilaban sus conductas en la escuela, si asistían a sus actividades recreativas o si atendían los consejos que los docentes les transmitían.

“Me extraña que en el 2019 no haya saltado esta liebre, probablemente porque le hicieron esta prueba a una menor cantidad de muchachos y muchachas y entonces no hubo suficientes quejas y no se supo, pero esta torta es vieja, es decir, el Ministerio de Educación ya había abusado de las y los jóvenes de conforme con la prueba piloto que tengo aquí”, le dijo Benavides a la viceministra académica María Alexandra Ulate.

Precisamente la viceministra, quien para 2019 fungía como directora curricular del MEP, dijo desconocer cuál era el contenido de esa prueba piloto y que de hecho esperaba tener una copia mañana viernes.

Añadió que entre sus funciones no estaba revisar ni leer estas pruebas sino evaluar sus resultados, pero que nunca conoció los datos que arrojaron estas ni tampoco los de las pruebas FARO realizadas ese mismo año.

Usted forma parte de un equipo que fue a presentar la propuesta al Consejo de Educación en enero de 2019, estas preguntas se las hicieron a 5500 muchachos, muchachas y niños en octubre y noviembre de 2019, lo vuelven a hacer en 2021 y en ese lapso ¿nadie se dio cuenta que estaban vulnerando los derechos de los niños?

¿Quién debía enterarse? Porque aquí nadie fue, todos los que han venido aquí ninguno leyó las pruebas, todos le tiran la responsabilidad a don Pablo Mena, nadie más leyó nada, eran un secreto esas pruebas, cuestionó Benavides.

“Una cosa es la propuesta como una generalidad en un equipo de trabajo del que fui parte para una mejora en la macroevaluación del país en lo que se conoce como pruebas FARO, con relación a lo específico de esas pruebas como directora curricular no tuve ninguna injerencia porque mis funciones no me lo piden, en ninguna parte está dispuesto que el director de desarrollo curricular lea las pruebas FARO”, respondió Ulate.