Última Hora

Las críticas por la lentitud de los ascensores en el nuevo edificio de la Asamblea Legislativa persisten a cuatro meses del estreno del nuevo recinto.

El tema volvió a surgir en el seno del Plenario luego de que la sesión de hoy estuviera a solo minutos de ser cancelada por falta de quórum.

El diputado que completó el número mínimo de 38 legisladores fue el liberacionista David Gourzong, quien aseguró que la lentitud del ascensor lo obligó a bajar por las grandes “11 pisos en tres minutos”.

“Por dicha que este diputado con casi 65 años de edad puede correr todavía. Yo le solicito que revise los videos para ver qué pasó con ese ascensor que impidió que yo pudiera llegar antes. A los costarricenses les puede parecer que somos irresponsables, pero estamos cumpliendo con nuestro deber”, dijo el verdiblanco al presidente del Congreso.

El oficialista Welmer Ramos hizo eco de las palabras de Gourzong y añadió que el país tiene un edificio legislativo de primera con ascensores de tercera.

“La velocidad de estos es paupérrima y todos sabemos que es mejor utilizar las escaleras. Yo pido que a esta empresa le hagan una auditoría para ver si es el sistema o qué cosa está fallando, pero en cualquier otra institución que voy los veo viajando con eficiencia”, criticó Ramos.

Hoy es la primera de dos sesiones extraordinarias que se realizarán por las mañanas para reponer el tiempo perdido que provocó el cierre total del edificio legislativo por el caso positivo de COVID-19 del diputado Gustavo Viales.

Por la tarde los diputados volverán a sesionar de manera ordinaria.

Este no es el primer problema que se reporta en la nueva sede legislativa, pisos rotos, baños tapados o falta de rotulación han sido parte de algunas de las quejas en estos cuatro meses de operación en el nuevo edificio.