Última Hora

Los diputados eligieron esta tarde a cuatro nuevos magistrados suplentes de la Sala III.

La elección, que favoreció a Rafael Segura, William Serrano, Cynthia Dumani y Miguel Fernández, se hizo a escondidas como es costumbre.

Esto quiere decir que los legisladores votaron sin revelar su apoyo ni justificar su decisión.

Esto permitió que los dos candidatos con mejor calificación según la comisión de nombramientos no resultaran electos en esta primera votación: Patricia Vargas, con nota de 96.8, y Edwin Salinas (91.8) solo recibieron 17 y 14 votos respectivamente, contra los más de 40 que acumularon los ahora magistrados suplentes.

También permitió también que Rosa María Acón, quien ni siquiera figuraba en la lista de siete recomendaciones ofrecida por la comisión, fuera la quinta más votada con el apoyo de 37 diputados.

La fracción del PAC fue la que más levantó la voz en contra de ese polémico reglamento que faculta a los diputados a votar de manera secreta en este tipo de elecciones. Así sucedió, por ejemplo, con la reelección del presidente de la Corte Suprema, Fernando Cruz.

Carolina Hidalgo, Paola Vega, Luis Ramón Carranza y Enrique Sánchez retaron al resto del Plenario a dar trámite al proyecto que desde hace meses acumula polvo y que transparentaría estas votaciones.

Sánchez añadió que los legisladores deberían cuando menos justificar sus votos, para que se evidencie si existió un verdadero análisis de ese apoyo.

Los cuatro magistrados electos serán juramentados este jueves y próximamente se realizaría una segunda elección para elegir a los cuatro suplentes que aún deben llegar a la Sala III.