Última Hora

La comparecencia de un grupo de diputados y exdiputados ante la comisión especial que investiga la supuesta penetración del narcotráfico en municipalidades de la Zona Sur y otras esferas públicas acabó este martes sin arrojar resultados significativos.

Igual que hace dos semanas, las audiencias únicamente sirvieron de descarga para los comparecientes, señalados por las visitas de presuntos líderes narcos a sus despachos, quienes insistieron en la casualidad e inocencia de esos encuentros.

Ivonne Acuña, la única de los seis legisladores actuales que no había atendido a la comisión, inició con la ronda de audiencias reiterando que nunca se reunió con ninguno de los sujetos señalados en la investigación judicial.

La independiente sí dejó claro que en julio de 2019 Luis Cartín Herrera (ya fallecido) visitó su despacho para solicitar un correo electrónico donde poder enviar una información a la diputada.

Horas después el despacho recibió un correo sin texto pero con un documento adjunto: una carta dirigida al ICT con copia al entonces ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza, para discutir sobre un proyecto turístico.

Según Acuña, su despacho decidió que no era un tema de su competencia y decidió no dar ningún trámite al correo ni responderlo, así como tampoco informarle a la legisladora sobre este.

“Al día de hoy desconozco el contenido de ese correo”, dijo la diputada.

Exdiputados

Luego fue el turno de Natalia Díaz (Movimiento Libertario), quien dijo no conocer a ninguno de los señalados y que el único registro que la vincula con estos es una visita al edificio legislativo el 30 de setiembre de 2015, pero que los sujetos nunca tuvieron contacto con ella pues se encontraba en ese momento en sesión del Plenario.

Díaz criticó la endeble seguridad y los escasos registros de la época, señalando que no hay registro de salida de los señalados ni tampoco el destino que finalmente tuvieron dentro de las instalaciones.

William Alvarado, Humberto Vargas, Gerardo Vargas y Johnny Leiva (todos del PUSC), ofrecieron respuestas similares a la comisión, asegurando escasos o nulos contactos con los sujetos señalados.

Sin embargo, su presencia en la comisión fue aprovechada por el oficialista Luis Ramón Carranza para cuestionar las donaciones que estos hicieron a la campaña municipal de 2016 del PUSC en efectivo, cuestionando el traslado de dineros fuera del sistema bancario y como esto es una práctica usual del lavado de dinero.

Sus palabras no cayeron bien en los exlegisladores pero tampoco en la comisión, que calificó esos comentarios como una especie de difamación solapada pero, sobre todo, la autoridad moral de Carranza para cuestionar financiamientos electorales, esto viniendo de un partido condenado por el TSE en ese tema.

Gerardo Vargas fue quizás quien ahondó más ante los diputados pues recordó que sí recibió a Luis Cartín Herrera junto a un grupo de vecinos de Ciudad Neilly para hablar de un proyecto habitacional en la zona.

Vargas recordó a Cartín como un hombre “de carácter fuerte” y aseguró que, luego de no poder ayudarle con ese proyecto por temas legales que se escapaban a su competencia, varios de los vecinos de la zona le aseguraron que el hoy fallecido se refería a él como un “inútil” por no haberle podido ayudar.

Finalmente, el liberacionista Olivier Jiménez también recordó haber recibido a Cartín Herrera para hablar de los planos de un proyecto, pero que esa fue la única visita y el tema no pasó a más.

La comisión, que originalmente se creó para investigar el financiamiento del narcotráfico en campañas políticas y otras esferas públicas, dejará atrás esta etapa con los diputados y exdiputados para enfocarse en ese otro tema.

Para esto el próximo martes recibirá en audiencia a los funcionarios del Instituto Costarricense sobre Drogas (ICD).