Última Hora

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) advirtió este miércoles a los diputados el alto impacto que el retiro anticipado del Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP) tendría en el de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

Ubaldo Carrillo, director de Pensiones de la Caja, aseguró ante los diputados de la comisión especial que analiza las finanzas de la institución que permitir el retiro anticipado en cualquiera de sus variantes le restaría entre 13 y 14 años al régimen del IVM.

“Cambiar el rumbo de ese 4,25% es decirle al hermano del primer pilar (IVM) no te voy a ayudar para darle cobertura a la población que se va a ir jubilando.

“Si el ROP se deja de ver como parte de esa tasa de reemplazo se perdería su objetivo que es precisamente complementar la pensión del IVM, cuando esta empiece a reducirse no va a haber fondos en el ROP para complementar esa caída y mantener el equilibrio”, advirtió Carrillo.

El director aseguró que desde su creación la función de ese régimen complementario era precisamente asumir la caída que se prevé experimente el IVM por la demanda de pensiones a futuro y la reducción en el número de cotizantes.

“Eliminar el retiro anticipado daría un oxígeno importante al régimen, hoy está asegurado al 2033, podríamos llevarlo al 2050”, señaló.

Integración de pilares

Carrillo también aseguró a los diputados que la CCSS ya inició discusiones para una integración de los pilares 0 y 1 del régimen de pensiones de la institución, una reforma “inédita” que podría materializarse una vez termine la pandemia del COVID-19.

Actualmente el pilar 0 está financiado por el presupuesto nacional y alimenta al Régimen No Contributivo (las personas más pobres) mientras que el pilar 1 es el del IVM, es decir, la pensión de todos los trabajadores.

“Es una propuesta integral que ya se discute, que no está escrita pero es una buena idea que la CCSS ya valora, solo que se necesita del financiador del pilar 0, estamos hablando de Hacienda, Fodesaf o el Ministerio de Trabajo.

“En este momento no vemos ese músculo económico con la crisis que enfrentamos, pero una vez finalizado el tema de pandemia y el país vuelva a la senda del repunte de activación económica debería ponerse en la mesa”, dijo Carrillo.

El director de pensiones explicó que el modelo actual es injusto, pues limita precisamente a las poblaciones más vulnerables.

“Si alguien aportó solo 100 cotizaciones al IVM y no llega a las 180 mínimas que establece el reglamento, ahorita tiene que irse al RNC y sus 100 cotizaciones se quedan en el IVM solidariamente con aquellos que sí lleguen al número mínimo de cotizaciones.

“¿Cómo lograr integrar la solidaridad del pilar 0 con aquellos que sí hicieron un esfuerzo por cotizar aunque fuera un poco? Calculando con las cotizaciones que tienen en el IVM cuánto podría financiar de esa renta el pilar 0, que el Estado asuma esa parte”, propuso Carrillo.

“A nosotros como Caja no nos gusta que tengamos un RNC abierto a solicitudes y el financimiento esté limitado. Las personas adultas mayores pobres tienen todo el derecho de recibir esa ayuda, pero por las metas del Plan Nacional de Desarrollo si la CCSS recibe 10 mil solicitudes solo puede atender 5 mil, de esos 10 mil adultos en pobreza ¿a quién se la doy?

“No debería ser así, todos deberían tener acceso al RNC y el Estado debería financiar el crecimiento del RNC, pero ahora estamos supeditados a las necesidades de financiamiento”, añadió.

Carrillo aseguró que al día de hoy hay cerca de 4 mil adultos mayores esperando por una pensión del RNC, pero solo hay recursos para dar mil más, por lo que las restantes 3 mil seguirán desatendidas hasta, mínimo, el 2021.

“Aquí hay una dicotomía, financiamos algunas pensiones de muchos millones con presupuesto nacional y si llegan 100 hay que financiar 100, pero si llegan las del RNC les ponemos un límite, debería ser al revés, al pobre no se le debería poner límite porque necesita de la renta y del Seguro de Salud, porque hay que recordar que el RNC paga la cobertura del seguro de social”, finalizó.