Última Hora

El presidente Carlos Alvarado confirmó esta mañana a los diputados y el país que fue él quien ordenó la creación de la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD).

“En todo momento se procuró el interés por público y fue precisamente por eso que procuré convertirlo en una política de Estado que pudiera ser aprovechada por futuras administraciones.

“Por eso yo instruí que se trabajara un equipo que diera permanencia al equipo de análisis de datos. Como presidente di los términos generales para darle permanencia en el tiempo a la iniciativa que la pudieran utilizar futuras administraciones de cualquier partido político”, dijo.

Su afirmación llegó antes de que el cuestionamiento fuera formulado por los legisladores, pues ese precisamente era uno de los grandes hallazgos de la comisión legislativa que investiga el caso.

Alvarado defendió en primer lugar la legalidad y “buena fe” que motivó el decreto y también dio las explicaciones sobre por qué fue derogado.

“Posterior se detectó que tenía un error de redacción (el decreto), el cual leído de forma aislada y fuera del contexto propio del artículo 7 y del resto del decreto permitía generar interpretaciones negativas y lejanas al objetivo perseguido, por lo cual de buena fe y por razones conveniencia y oportunidad se procedió a derogarlo”, aseguró.

Ese artículo era precisamente el más polémico de todos, pues establecía la obligación de las instituciones públicas a permitir el acceso irrestricto a toda la información que fuera requerida por la UPAD, con la única salvedad de aquellos datos considerados secreto de Estado.