Última Hora

Representantes de las cámaras de turismo, hoteles y transportes de Costa Rica urgieron este miércoles a los diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios por la creación del Fondo Nacional de Avales, proyecto que actualmente se discute en ese órgano.

La propuesta, que surgió del Ejecutivo como una medida de reactivación económica, pretende respaldar hasta por un 70% las pérdidas esperadas en los préstamos que soliciten empresas afectadas por la pandemia del COVID-19.

De esta manera los intermediarios financieros podrían flexibilizar sus condiciones y el dinero llegar hasta los usuarios.

Rubén Acón, presidente de la Cámara Nacional de Turismo, recordó que su sector es el más afectado por la pandemia, por lo que abogó por una pronta aprobación de la iniciativa pero que sea eficaz y apoye a las empresas necesitadas.

Destacó que la crisis es de mediano plazo y se espera su afectación abarque desde 2021 al 2023.

Javier Pacheco, presidente de la Cámara Costarricense de Hoteles, pidió a su vez que el Fondo funcione no solo para créditos nuevos sino también para reestructuración de préstamos vigentes, pues sostiene que es donde existe mayor problema.

Finalmente Silvia Bolaños, Directora Ejecutiva de la Cámara Nacional de Transportes, destacó que el sector de transporte impacta todas las actividades y que a pesar de la pandemia y del grave impacto económico que sufrió y sufre, el servicio se mantuvo de forma continua en todo el país.

Enfatizó que, a pesar de la importancia de los servicios que dan, no hay subsidio para su prestación como se da en otros países y recordó que la actividad genera empleo a más de 50 mil familias. 

Dudas

La diputada Laura Guido manifestó que, si bien la ayuda es necesaria, se debe dar sin afectar las finanzas públicas.

Esto luego de que los representantes de la Cámara de Transporte insistieron hoy en que los recursos sean entregados en un solo tracto y no en varios, como se acordó recientemente.

Ese cambio se hizo precisamente a raíz de las advertencias que presentó el Banco Central a la iniciativa, pues aseguró que si los dineros se giraban en un solo tracto el gasto del Gobierno se incrementaría en alrededor de 0.50 del PIB, lo que comprometería seriamente el ajuste fiscal que persigue el Ejecutivo.

El Fondo está financiado por un préstamo de $300 millones con el BCIE.

El ministro de Hacienda, Elian Villegas, confirmó a los diputados que, acatando la recomendación del Central, lo más responsable es hacer ese desembolso en cinco tractos de unos ₡36 mil millones.