Última Hora

Los diputados aprobaron este lunes, en primer debate, la suspensión temporal del impuesto de valor agregado (IVA) en servicios de turismo y construcción.

Ambas iniciativas, que recibieron votaciones unánimes de los legisladores, buscan frenar el cobro del IVA que entró a regir el pasado 1°. de julio para así ayudar a dos de los sectores más golpeados por la pandemia del COVID-19.

En el caso de turismo, la propuesta modifica el transitorio en la ley de Fortalecimiento de las Finanzas Públicas para eximir el cobro del impuesto por dos años (hasta 2021) y permitir uno escalonado en 2021 y 2022.

A partir del 1°. de julio del próximo año, los servicios turísticos serían gravados con un 4%, en 2022 ese porcentaje aumentaría hasta 8% y para 2023 empezaría el cobro de 13%.

Esta decisión impacta por ejemplo a tour operadores u otras actividades similares como canopy o salto en bungee.

Construcción

De la misma forma los legisladores aprobaron este lunes suspender el cobro del IVA para los servicios de construcción, que incluyen trámites en ingeniería, arquitectura, topografía y construcción de obra civil prestados a los proyectos registrados en el Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos de Costa Rica.

Con esta decisión estos servicios estarían exentos del impuesto hasta el 30 de junio del 2021.

A partir del 1°. de julio del próximo año estos se gravarán con 4% y a partir del 2022 con un 8%, hasta que finalmente se cobre el 13% de 2023 en adelante.

Esta iniciativa había sido calificada como crucial por el sector construcción para tratar de dinamizar la economía del país luego de que el sector reportara una caída histórica por motivo de la pandemia.

Ambas iniciativas se votarían el jueves en segundo debate.