Última Hora

Con el apoyo de 14 diputados esta tarde fue aprobado en primer debate el expediente 21.499, Ley de acciones afirmativas a favor de las personas afrodescendientes.

El proyecto pretende declarar de interés nacional la elaboración, implementación y divulgación de acciones afirmativas en beneficio de las personas afrodescendiente en Costa Rica.

Para lograrlo, establece entre otras que toda institución pública debe destinar al menos un 7% de sus puestos de trabajo vacantes durante el año a esta población, siempre y cuando se cumplan los requisitos legales y constitucionales para esto.

En el caso de otorgar esos puestos a personas no afrodescendientes, deberá documentarse que se divulgó el proceso de reclutamiento y selección y que no hubo participación de esa población o bien que estos no reunieron los requisitos exigidos para el cargo.

Además, a partir de esta norma los programas educativos de primaria y secundaria deberán incorporar el estudio sobre el legado de las personas afrodescendientes en Costa Rica en la conformación de la Nación y en las diversas expresiones culturales, así como promover un enfoque histórico comprensivo y realista que promueva la investigación sobre el pasado de esclavitud y estigmatización de la que ha sido objeto la población afrodescendiente. 

El proyecto fue avalado casi por unanimidad por la comisión de potestad plena primera, pues recibió el rechazo del socialcristiano Pedro Muñoz.

“Desde un punto de vista legal y práctico me parece contradictorio obligar a las personas que aplican a un trabajo a indicar si se consideran afrodescendientes.

“La composición de la población costarricense es cambiante, el proyecto establece una premisa de que el 7% de la población es afrodescendiente, no sé de dónde sale eso, pero por definición esa población es cambiante”, dijo Muñoz en la justificación de su voto negativo.

La fracción del PUSC ya había sido señalada por obstruir y burlarse del proyecto, luego de que María Inés Solís presentara 70 mociones que incluían términos como “negros”, “bribis”, “cabécares”, “asiáticos”, “personas desempleadas” para hacer “más justa” la propuesta.

Las mociones fueron fustigadas por diferentes grupos y provocaron fuertes señalamientos contra Solís.

Hoy, su compañera de bancada, Shirley Díaz, recordó que la posición de Muñoz y Solís no es la de toda la fracción y que ella y otros sí apoyan y apoyarán el proyecto.