Última Hora

Los diputados aprobaron esta mañana, de manera unánime y en definitiva, el expediente 22.188, que pone reglas al comercio al aire libre en Costa Rica.

La iniciativa faculta a las municipalidades a autorizar el desarrollo temporal de actividades comerciales en espacios públicos como aceras, parques, plazas, calles y otros espacios similares adyacentes a los comercios relacionados.

La intención es que, de esta forma, se pueda ampliar y promover las actividades aprovechando el espacio público e impulsando así la economía.

La ley, sin embargo, aclara que el uso de estos espacios es temporal y que además no genera ningún derecho permanente ni acción posesoria para los licenciatarios o patentados, que recibirán estos permisos en condición de precario y por los plazos que dicte la municipalidad respectiva.

“Aspiramos a los festivales gastronómicos, a eventos donde en las tardes hermosas podamos tener música, baile… Con la garantía de que el mobiliario liviano autorizado para ese evento sea retirado en la noche. Lo que estamos es procurando combinar los negocios con el sector cultural, que vuelvan esos espacios que se vinieron a menos hace poco pero que hace un tiempo dieron un gran impulso a las comunidades”, aseguró el diputado del PUSC, Pablo Heriberto Abarca.

Los beneficiarios podrán colocar mobiliario liviano como sillas y mesas en los espacios públicos, pero estos deberán ser retirados al final de la jornada laboral.

Además, el texto aprobado es claro en que el otorgamiento de estos permisos no puede, de ninguna manera, afectar la movilidad o el libre tránsito, de manera que si por ejemplo se utiliza una acera, debe quedar espacio suficiente para que sea utilizada para su fin original.

Para gozar de esta ampliación de espacios, los comercios interesados deberán hacer un pago trimestral proporcional al espacio solicitado y al valor de su patente.

La totalidad de los ingresos generados a partir estos pagos deberán usarse para el mejoramiento general y de la seguridad del espacio público.